El Range Rover Velar SVR se pone a punto en Nürburgring

El pasado mes de marzo, durante el Salón del Automóvil de Ginebra, Land Rover presentó un nuevo SUV, el Range Rover Velar, primo hermano del Jaguar F-Pace y punto intermedio entre el Range Rover Evoque y el Range Rover Sport. Con sus precios desvelados para el mercado español (arranca en 60.250 euros) la cuestión principal era si llegaríamos a ver una variante de altas prestaciones. La respuesta, por fortuna, es afirmativa: el Range Rover Velar SVR es una realidad.

El todocamino deportivo ha sido cazado en alguna ocasión y ahora ha sido pillado en Nürburgring Nordschleife durante su fase de desarrollo y puesta a punto. Todavía luce el habitual camuflaje en blanco y negro, por lo que a nivel estético es difícil adivinar que presentará. Parece claro que montará un conjunto de paragolpes y faldones específicos, de corte más agresivo y con entradas de aire de mayor tamaño, así como una nueva salida de escape. Sin embargo no será algo muy exagerado respecto al modelo normal.

Tampoco hay información confirmada sobre su apartado mecánico, aunque hay rumores bastante sólidos. Estos apuntan a la presencia de la mecánica V8 de 5,0 litros que emplea el Range Rover Sport SVR, que desarrollaría una potencia de más de 500 Hp (se cree que podría llegar hasta los 575 Hp) y un par máximo de 680 Nm, que iría asociada a una caja de cambios automática ZF de ocho velocidades y que transmitiría la fuerza a las cuatro ruedas. Con esta combinación se espera que consiga hacer el 0-100 km/h en unos de 4,2 segundos y que su velocidad máxima se quede ligeramente por debajo de los 300 km/h. También contará con numerosas mejoras como un peso todavía más ligero, un chasis reforzado, un conjunto de frenos de alto rendimiento, una dirección más firme y una amortiguación de tarado más duro.