Así es el proceso artesanal de pulido y pintura del súper deportivo GT-R 2017

Nissan GT-R, el legendario vehículo súper deportivo de la marca, es conocido por su perfección en cada punto de su manufactura. Éste involucra un alto grado de destreza manual que se alcanza con la máxima precisión, ya que cada una de sus piezas se construye y termina de forma meticulosa.
 
El motor de cada Nissan GT-R es ensamblado a mano por un maestro artesano Takumi, término japonés que se refiere a un ingeniero que ha perfeccionado sus habilidades mediante un esfuerzo y dedicación constantes a lo largo de los años.
 
Sin embargo, el ensamble del corazón que impulsa un Nissan GT-R no es el único proceso que involucra el trabajo artesanal de un maestro Takumi: el pulido del vehículo también requiere de esta labor fundamental. En este segundo proceso se realizan una inspección, revisión y posteriormente pulido de la capa superior del vehículo hasta que ésta quede perfecta.

 
El primer paso detrás de los procesos de pulido y pintura de un Nissan GT-R consiste en limar las asperezas de la superficie. Posteriormente se realiza el pulido y luego el terminado final para extraer todo el brillo posible de los materiales que componen la carrocería.
 
Nissan GT-R, también conocido como “Godzilla”, ha recibido en su año modelo 2017 una importante renovación que le otorga un carácter musculoso y aerodinámico en el exterior, un desempeño sobresaliente gracias a su poderoso motor de doble turbo y una transmisión de seis velocidades y doble embrague; así como avanzadas características de confort, personalización y tecnología.
 
Su carrocería está hecha de una aleación de acero, carbono y aluminio fundidos a presión, los cuales le otorgan una máxima resistencia. En este sentido, es fundamental que la superficie del Nissan GT-R no presente ninguna imperfección, algo que se obtiene gracias a la obra del artesano Takumi encargado del pulido. El trabajo del maestro Takumi también logra que los colores del Nissan GT-R y su brillo le otorguen esa apariencia impactante que lo caracteriza.
 
Igualmente, el premiado motor VR38 de Nissan GT-R, que alcanza 565 caballos de fuerza y 467 libras-pie de torque, es primero ensamblado a mano cuidadosamente por uno de estos maestros artesanos, quien emplea todas su habilidades para eliminar toda imperfección y garantizar un óptimo desempeño de su maquinaria. Una vez que se ha ensamblado el motor, el maestro Takumi realiza pruebas exhaustivas para garantizar que todo funciona a la perfección, tras lo cual coloca una placa con su nombre en el motor ya terminado.
 
Así, el proceso de manufactura del nuevo Nissan GT-R 2017 se realiza de forma cuidadosa demostrando que cada etapa de las involucradas en la producción de este legendario súper deportivo necesita de un acercamiento único y un enfoque particular en el detalle.