Fisker regresará con todo a la batalla de los eléctricos

El Fisker EMotion es el siguiente paso de la estirpe eléctrica de la marca tras el Karma, todavía quedan dos meses para su presentación oficial (y mucho tiempo más hasta que vea la luz en el año 2019), pero el fabricante ya ha desvelado sus primeras imágenes y datos que, de cumplirse, prometen mucho.

Poco se puede decir de su estética puesto que las tres fotografías a modo de teasers solo adelantan pequeñas partes del modelo. Parece que tendrá una silueta afilada, con uno grupos ópticos divididos, una pequeña parrilla con tres entradas de aire, salida de refrigeración en el capó, toma de recarga sobre el paso de rueda delantero izquierdo y una zaga corta, con el alerón integrado en el maletero. La plataforma que emplea está hecha de fibra de carbono y aluminio y, además de ofrecer el máximo espacio interior posible, rebaja el peso que, por otro lado, aumentan los componentes mecánicos.

Utiliza un sistema de baterías de alta densidad cuya capacidad no se ha desvelado, pero que le otorgará al Fisker EMotion una autonomía de 643 kilómetros. Además tendrá un modo de recargar rápida que en solo nueve minutos repondrá energía suficiente como para recorrer otras 160 km. De sus prestaciones solo se conoce la velocidad máxima, que será de 259 km/h, habrá que esperar para conocer el tiempo del 0 a 100 km/h. En el apartado tecnológico contará con cámaras de visión de 360º y con sensores LiDAR tanto en el frontal como en la trasera, ambos elementos encaminados a implementar tecnología de conducción autónoma en un futuro próximo. Fisker Automotive también ha desvelado el precio de partida del deportivo: 129.900 dólares, cantidad que ya han pagado los 1.000 clientes que ya han reservado el coche.