Cuidado del Tablero

El tablero constituye una parte fundamental de tu auto. Mantenlo en perfectas condiciones para extender su durabilidad.

 Tener nuestro auto limpio e impecable es casi una regla para los amantes de los autos. Podemos dedicarle todo el tiempo necesario al exterior, ya sea cuidando de la pintura o de los posibles rayones, o bien, del interior, deteniéndonos en aspirar cada rincón y eliminando cualquier residuo para que luzca como nuevo. Sin embargo, hay detalles que no tomas tan en serio y que pueden restarle gallardía a tu auto si no le das los cuidados especiales. Tal es el caso del tablero.

 El tablero es nuestro asistente personal, es un instrumento que nos indica el control de los índices de funcionamiento del coche, nos advierte si existe alguna avería o anomalía con nuestro motor o si nos hemos quedado sin gasolina, regula la temperatura al interior del carro y por si fuera poco, constituye gran parte del atractivo al interior de un vehículo.

 Existen tableros elaborados de cuero o piel, vinil y plástico; cada uno tiene cuidados especiales y es necesario saber cómo mantenerlos. Recuerda que el tablero es una parte que todo el día  recibe los rayos directamente del sol, y el material con el qué esté hecho puede dañarse de distintas maneras. Por ejemplo, en el caso de los tableros elaborados a base de vinil, es muy común que sufran cuarteaduras y los tableros de piel pueden sufrir resequedad, pérdida de brillo y elasticidad. A continuación te damos unos tips para que preserves la calidad de tu tablero y conozcas los cuidados especiales para cada tipo de material.

 

1.- Elimina el polvo.

Lo primero que te recomendamos hacer es limpiar la superficie del tablero con una esponja o gamuza ligeramente húmeda para eliminar el polvo acumulado. Si no lo limpias con cierta regularidad, la humedad y la suciedad podrían generar manchas en su superficie que sería más complicado eliminar.

 

2.-Profundizar la limpieza.

Si la superficie está ligeramente pegajosa, usa un poco de agua tibia con jabón.

Puedes apoyarte con un cepillo pequeño para tallar las manchas. Retira las manchas nuevamente con el paño húmedo. No uses detergentes fuertes, ni cloro ni otro tipo de productos como solventes, ya que podrían cambiar el tono del tablero, erosionar la superficie y ocasionar manchas imposibles de quitar.

 

3.- Cuida todos los detalles de tu tablero.

Empapa un hisopo con agua y úsalo para llegar a los espacios estrechos de difícil acceso, como por ejemplo, las rejillas del aire. Puedes usar un cepillo de dientes para hacer hincapié en áreas más sucias o en lugares donde sea difícil limpiar con el paño o el hisopo.

 

4.- Usa la cantidad suficiente de agua. 

Cuida de no usar mucha agua para eliminar el polvo ya que ésta podría caer en partes sensibles del tablero como los cristales de los indicadores de control y ocasionaría empañamientos, también podrían dañarse otros botones del estéreo o funciones eléctricas dentro del tablero.

 

5.- Usa líquidos apropiados para cuidar  la superficie.

Una vez eliminado cualquier residuo, aplica un líquido limpiador con protección para los rayos solares. Puedes adquirirlo en una tienda especializada de autos. Rocía el líquido limpiador por todo el tablero y frota firmemente con el paño limpio. Aplica tantas manos como lo sugiera el envase del producto. Te recomendamos que lo rocíes directamente sobre el tablero o consola y no en el paño, ya que éste absorberá parte de sus agentes protectores y de limpieza.

 

6.-Cuida tu tablero del sol.

Cuando limpies alrededor de áreas sensibles, como el panel de instrumentos, evita rociar en exceso; en este caso rocía el producto en el paño o usa toallas diseñadas para este fin o bien, un producto en gel. El líquido limpiador es vital pues el filtro UV ayuda a prevenir el envejecimiento temprano del material por efecto de los rayos solares, además le dará una doble protección y humectación al tablero, sea éste de cualquier tipo de material.

 

7.- Acabado perfecto.

Luego de haber limpiado con el líquido, repasa toda la zona con el paño y frota vigorosamente para darle un efecto brillante. Existen algunos productos en el mercado que aumentan el brillo de las superficies, sin embargo, te recomendamos no usar gran cantidad en la superficie del tablero, ya que al reflejarse la luz se puede obstaculizar la visión a través del parabrisas. Te recomendamos aplicar sólo la cantidad suficiente.

 

8.- Toma precauciones.

No utilices ningún producto abrillantador o que contenga aceites en el volante, ya que lo vuelven resbaloso y puedes llegar a perder el control de tu vehículo. Limpia esta parte sólo con un paño húmedo y después, sécalo perfectamente.

 

Conclusión

Lavar y cuidar tu auto es una manera muy segura de mantenerlo en las mejores condiciones originales y así, preservar su valor. El lavado externo consiste en limpiar muy bien la carrocería, las llantas, los rines, los cristales y en algunas ocasiones, el motor.

La limpieza del interior también es importante: conservar limpios los asientos, las alfombras, los compartimentos para guardar objetos, evitará guardar malos olores, basura o polvo. Pero sin duda, cuidar de los detalles como el caso del mantenimiento del tablero hará que se extienda la calidad de tu auto y luzca por dentro a la perfección.

 

Andrea Olvera