Dreamcars: Mercedes-AMG GT3 Edition 50

La cereza del pastel

50 años se dicen fácil, pero la existencia de AMG ha sido una de las más nutridas en la historia de los preparadores deportivos… así que era necesario festejarlo como se debe: con la creación de una edición muy limitada de su GT.

La versión de carreras del AMG GT (GT3) avalada para competición por la FIA ha tenido tanto éxito como su antecesor el SLS AMG GT3, pues incluso el año pasado registró una victoria cuádruple en las 24 horas de Nürburgring del año pasado. Es por ello que este año, durante la misma competencia de resistencia, Mercedes-Benz decidió utilizar este vehículo de carreras como base para su edición más exclusiva de celebración de su 50 aniversario.

El AMG GT3 edition 50 es una preparación limitada a tan sólo 5 piezas que tiene como principal distintivo estético la carrocería en una combinación de pintura gris mate con detalles en negro. Existen numerosos agentes diferenciadores del 50 aniversario aunque por dentro sean más contados que en el interior. En realidad podemos hablar tan sólo detalles estéticos como costuras específicas en los cinturones de cinco puntos, o una placa distintiva, aunque no por eso debemos hacer menos lo que en realidad es el GT3 Edition 50: una bestia come asfalto.

Debajo del cofre, como sucede con todos los modelos de competición, no encontraremos el V8 de 4.0 litros bi-turbo que si tienen las variantes de producción masiva. En su lugar, encontraremos un V8 de 6.2 litros aspirado naturalmente heredado del SLS AMG GT3 acoplado a una caja secuencial de seis velocidades. Gracias a la magia de la aerodinámica, y en trabajo con el diferencial autoblocante, el límite máximo de agarre es tan amplio que no se acerca a lo que podríamos encontrar en un vehículo de producción masiva.