El Ferrari 812 Superfast es un auténtico misil

Cuando el pasado mes de febrero Ferrari presentó el Ferrari 812 Superfast, no dejó a nadie indiferente. Y no es para menos, ya que el sucesor del F12 es el modelo de producción más potente creado nunca por la reconocida marca italiana. Un masivo motor V12 atmosférico de 800 HP y 718 Nm le sirvieron para hacerse con el título y, aunque se han hecho de rogar, algunos medios han podido probarlo y las primeras reviews coinciden: estamos ante una bestia.

No es de extrañar, puesto que con su caja de cambios automática de doble embrague con las relaciones acortadas es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 340 km/h. Pero como no todo es conducir en recta, también cuenta con elementos que optimizan su comportamiento en curva: su peso de solo 1.525 kilos está repartido en proporción 47/53 entre el eje delantero y el trasero, cuenta con dirección electrónica, con el sistema Slide Slip Control y con el Virtual Short Wheelbase, por el que las ruedas traseras también son direccionales, lo que repercute positivamente en su agilidad.

Pero, ¿qué piensan los que se han puesto al volante? Pues que se trata de un vehículo más fácil de conducir que el F12 al que sustituye, a pesar del incremento de potencia; que la dirección es muy rápida y ayuda repartiendo el par según las necesidades, que el sonido del motor es brutal y se trata de un bloque mucho más usable y accesible dado que es el Ferrari que está pensado para el “día a día”, y que su comportamiento sorprende porque es tan manejable con un Toyota GT86. Comentan que simplemente te hace sentir mucho mejor conductor de lo que realmente eres. Lo dicho, una auténtica joya salida desde Maranello.