El "Chofer" presenta... "Calles apartadas"

Calles Apartadas.

Por: El chofer.

Buen día, soy “El Chofer” y se me ha dado la oportunidad de colaborar en tan prestigioso portal. Antes que nada permítanme presentarme, soy, como mi apodo lo dice, un chofer que se encarga de trasladar gente a sus hogares, trabajos o en general a donde me lo pidan, también puedo transportar cualquier tipo de mercancía (legal, claro está) e incluso hacer tours por la CDMX y sus alrededores (si son chicas guapas y solteras el viaje puede llegar a ser gratis).

Pues bien, como podrán darse cuenta, ando todo el día manejando en la caótica CDMX y el día de hoy quiero tratar un tema bastante polémico: “La gente que aparta lugares en la calle”.

Hoy, después de dejar un pasaje, me disponía a comprarme mi ya reglamentaria “guajolota” para calmar un poco el hambre (si, si, si, aunque mis amigos de el El Gourmet México digan que eso no es desayuno) y al tratar de estacionarme en una calle, vi que unas piedras obstruían el lugar, por lo que se me hizo fácil bajarme, quitarlas y estacionarme. Ya me iba saboreando mi desayuno, cuando de repente salió una señora enfurecida diciéndome que si no estaba viendo que “ese lugar era de ella” por lo que ingenuamente me asomé a ver si mi coche estaba obstruyendo su entrada, y al darme cuenta que no era así le dije:

-Señora mía, discúlpeme pero creo que está equivocada, estoy estacionado en la vía pública y no le estorbo para nada.

Ella respondió:

- Ese pedazo de banqueta me pertenece, pues está afuera de mi casa, así que si no quiere que le pase nada a su coche por favor retírese.

- Está bien, no se enoje, tan sólo voy a comprar unas cosas y me voy, cosa de 5 minutos.

-¡Ya le dije que no! Hijo de tu  @#$%&/ no tiene por qué estacionarse en mi lugar!

Ante tal actitud, opté por irme, pensando que sería más fácil encontrar otro lugar de estacionamiento, sin embargo, cuál fue mi sorpresa que en toda la colonia no había un solo sitio donde estacionarme, y no porque hubiera otros coches estacionados, sino porque todas las casas, negocios y edificios decidieron APARTAR, SECUESTRAR  y ADUEÑARSE arbitrariamente de la vía pública con objetos, o más bien basura que van desde cubetas con cemento, tubos, cadenas, piedras, huacales, cajas de cartón o cualquier objeto que delimite un lugar que en teoría pertenece a todos los ciudadanos.

Según yo, el “nuevo” reglamento de tránsito (que el ilustrísimo Dr. Mancera prometió iba a mejorar la convivencia entre automovilistas y peatones) prohíbe dicho acto, ya que “impedir o estorbar el uso de la vía pública es una infracción contra la seguridad ciudadana y se castiga con multa de 11 a 20 días de salario mínimo y arresto de 13 a 24 horas; y es falta contra el entorno urbano colocar en la acera o en el arroyo vehicular enseres o cualquier elemento de un establecimiento sin permiso”

Sí claro, en papel se lee muy bonito, pero en la práctica la cosa es diferente,  si llegas a estacionarte en un lugar que está apartado y “pertenece” a algún vecino corres el riesgo de que le hagan daño a tu auto y peor aún si llegas a estacionarte en un sitio concesionado a algún “franelero” y te rehúsas a pagar la cuota de 25 (y en otros casos hasta 50 o 100) pesos, y ya no mencionemos a los "Valet Parking" verdaderas mafias que se apropian no de un pedazo, sino de calles enteras.

Yo me pregunto, si este acto está prohibido, ¿porqué las autoridades no hacen nada al respecto? y en vez de que las grúas vayan con reglas de precisión buscando aquel vehículo que mordió escaso medio cm de alguna línea vial ¿porqué no toman cartas en el asunto?

Estos actos de adueñarse de la vía publica ocasionan otros problemas como por ejemplo: tener que estacionarse en doble fila “5 minutitos” entorpeciendo el tráfico y causando embotellamientos, o propiciando obviamente el tráfico lento ocasionando mayores niveles de contaminación.

El respeto al derecho ajeno es la paz, y así como no se deben obstruir las cocheras de las casas ni siquiera “un momentito”, tampoco se vale que a los automovilistas se nos prohíba el derecho de estacionarnos en lugares permitidos de la vía pública. Señores, también pagamos impuestos, y bastantes.

En fin… ¿¿¿¿y mi “guajolota”???? Nel, ya no, ya hasta se me quitó el hambre.

Saludos a todo mi pasaje de parte su chofer más picudo y los invito a que compartan conmigo sus experiencias sobre este tema de “Apartar lugares”. Díganme si están a favor o en contra, y no se pierdan mi sección el próximo jueves en autobild.com.mx La próxima semana les platicaré mis anécdotas sobre “Las mujeres al volante”, un tema polémico de verdad.