Especial aseguradoras, Tipos de cobertura: amplia

Una póliza de seguro es el documento que da cuenta del seguro contratado por el asegurado. Las pólizas contienen dos secciones: Condiciones generales y condiciones particulares. 

Condiciones generales: Son aquellas que establecen el conjunto de principios que prevé la aseguradora para regular todos los contratos de seguro que emita en el mismo ramo o modalidad.

Condiciones particulares: son aquellas que contemplan aspectos concretamente relativos al riesgo que se asegura.

La póliza de seguro es lo más importante al momento de contratar, es tu respaldo en papel que todo lo que has contratado te sea ofrecido. Ya dependiendo del uso que le des a tu automóvil, debes considerar qué tipo de cobertura te conviene a ti y a tu bolsillo, las coberturas generalmente se dividen en Limitadas.

Cobertura amplia:

Lo primero que uno piensa o desea es que la cobertura te cubra de todo siniestro, y lo que se viene a la mente es la cobertura amplia. Sin embargo, hay que analizar bien pues no todas las aseguradoras ofrecen los mismos beneficios adicionales o por falta de ciertos requisitos, tu cobertura amplia no aplica, por lo que es importante siempre leer y entender los términos y condiciones que te hacen firmar.  Por ejemplo, el seguro de cobertura amplia no es una verdadera cobertura completa. Por lo general significa cobertura de daños físicos. El seguro de cobertura integral es generalmente una combinación de colisión y cobertura amplia. El seguro contra accidentes cubre los daños a tu carro causados por una colisión con otro objeto. El seguro a todo riesgo cubre daños en el auto asegurado como robo, cristales rotos, vandalismo e inclemencias del tiempo.  (En términos muy coloquiales es como comprar un paquete de comida el cual incluye ciertos alimentos, y por costo adicional puedes agregar ingredientes y o tamaños)  A primera vista pudiera parecer que este sistema es engañoso, sin embargo no lo es, a fin de cuentas vas a adquirir y a pagar por lo que tu creas necesitar. Por ejemplo, si una persona guarda su auto en todo momento en un garage, tanto en su casa como en su trabajo y núnca lo deja en la calle, muy dificilmente necesitaría un seguro a todo riesgo, por lo que no vale la pena pagar por él.

Otro punto a tomar en cuenta es que a la hora de elegir tu seguro de autos, ten en cuenta la condición de tu carro. Para los coches más viejos, la cobertura amplia no puede ser la solución más económica, especialmente si el costo del seguro excede el valor de tu auto. Es decir, si tu cobertura te cuesta diez mil pesos, y tu auto está valuado en 15, seguramente por el pago de deducibles y demás saldrías perdiendo, por lo que en este caso te convendría una cobertura limitada.  Sin embargo, si tu auto es nuevo, la cobertura amplia sería la mejor opción, ya que cubriría la reparación o sustitución del auto. 

DA CLICK AQUÍ PARA VER LOS BENEFICIOS DE LA COBERTURA AMPLIA 

 

Los riesgos que no te llega a cubrir generalmente son: ​

 

  • Coberturas que no hayas contratado.
  • Daños que sufra o cause tu vehículo si tú o el conductor autorizado por ti carecen de licencia para conducir (muy importante ya que por este descuido te puedes quedar sin los beneficios del seguro aun cuando lo tengas contratado) o que se encuentren bajo el influjo de drogas o bebidas alcohólicas. (En este caso el seguro no te pagará absolutamente nada)
  • Pérdidas o daños por causa directa o indirecta de operaciones bélicas o actos de terrorismo.
  • Gastos derivados de haberte quedado sin vehículo.
  • Daños que sufra o cause tu vehículo por sobrecarga o tracción excesiva con relación a su resistencia, capacidad o número de ocupantes. (Esto quiere decir que uses el vehículo segun sus capacidades y como lo señala la ley, por decir, no metas 8 o más personas en un vehículo estipulado para 5) 
  • Daños al medio ambiente o ecosistemas.