McLaren P1 GTR

carrusel dream cars

Develado en el Concurso de la Elegancia de Pebble Beach el pasado agosto, McLaren escribió un nuevo capítulo en su historia. Se trata del desarrollo de un vehículo que tuvo un objetivo claro: ser el mejor auto del mundo dentro de la pista; ¿claro? Sí. ¿Complicado? También.

Al nombre que McLaren logró posicionar como uno de los mejores súper deportivos actuales –el P1– se le agregaron las siglas GTR. Esas mismas siglas que vimos justo a la mitad de la década de los noventa. Siglas que llegaron a colgarse las glorias máximas de las 24 Horas de Le Mans en 1995 y que lo hicieron a bordo de la espectacular versión preparada para las pis- tas del McLaren F1.

El título del auto más poderoso jamás creado por el fabricante de Woking toma una nueva dimensión y el McLaren P1 GTR se convierte en el nuevo portador de este nombre al exprimir 986 caballos de fuerza de la misma mecánica híbrida del P1 estándar, que alcanza los 903 caballos de fuerza. Basado en el propulsor V8 de 3.8 litros twin-turbo, este modelo en especial no busca obtener una homologación para circular en las calles.

El mayor énfasis se buscó en su estructura aerodinámica. La parte frontal crece a lo ancho en 80 mm y se acopla con un difusor frontal al estilo GT, que es mucho más agresivo. Los conductos del radiador de baja temperatura fluyen por debajo de las salpicaderas delanteras, mientras que los flaps aerodinámicos activos conservan el McLaren P1 en el suelo y por delante de las ruedas delanteras.

El chasis está hecho por completo de fibra de carbón y está diseñado para canalizar el aire alrededor de los neumáticos; de la misma manera, una pequeña “cuchilla” aerodinámica adicional se encuentra detrás de las llantas para limpiar el aire de los neumáticos delanteros.

También la suspensión se rebajó en altura; la toma de aire del snorkel, inspirado en el diseño del McLaren F1 original, todavía está presente; los espejos retrovisores han sido reposicionado a los pilares A para mejorar la visibilidad del conductor y reducir la resistencia aerodinámica.

Podría continuar hablando de todos los cambios que se le han hecho para mejorar su desempeño, pero necesitaría un par de páginas más. Sin embargo, me gustaría acabar mencionando que este vehículo viene acompañado de un programa especial de entrenamiento para clientes súper exclusivos, de hecho, tienes que ser poseedor de un P1 “de calle” para comprar el P1 GTR. Dicho programa incluye formación especializada para el conductor, acceso al simulador de carreras de McLaren y preparación a cada conductor mental y físicamente, todo esto con el objetivo de explotar al máximo las capacidades del nuevo referente en cualquier pista al rededor del planeta.

Fuente: Lalo Polaco