Mini John Cooper Works, un deleite auditivo

Deleite auditivo

La versión destapada del pequeño juguete de Mini es ideal para pasear en carretera…¿por qué? Pues porque así no hay manera que te pierdas el sonido de su escape.

Han sido diversas las oportunidades que he tenido de manejar la versión más deportiva del Mini Cooper. Desde el primer lanzamiento de la versión John Cooper Works en la actual generación en una pista de Estados Unidos, hasta esta misma donde hablaremos de la versión convertible.

El cambio principal se encuentra en el techo de lona que nos protege y que en esta unidad de pruebas que se nos asignó contaba con el opcional de techo “Union Jack” que tiene una bandera britanica como patrón distintivo.

Las diferencias parecieran mínimas, pero tienen mucha influencia en cómo se comporta esta versión deportiva en los tramos de carretera preferidos. Una de las cosas que varía es la rigidez de la estructura, que incita a que ya con el todo abatido se tenga un cierto movimiento o vibraciones ajenas a la versión de techo duro. No incómodo pero si propio de los convertibles. Al final, parte de su encanto.

Por otro lado se tiene la cuestión del peso. Es verdad que el motor eléctrico que se encarga del abatimiento de la cubierta superior añade peso en la parte trasera (en total, esta versión cabrio gana 100 kg de peso). Esto provoca que dinámicamente encontremos un auto con mayor masa pero un reparto de pesos redistribuido entre el eje que guía y el que lo sigue. La otra ganancia es que puedes escuchar el agradable gorgoreo del escape en todo momento, y sobre todo se agradece una vez que hundes a fondo el acelerador. Uno de sus grandes atractivos.

Lo que no se pierde es la diversión de llevar el JCW rápido. Mecánicamente encontramos el mismo cuatro cilindros de dos litros turbocargado que produce 231 HP enviados a las ruedas delanteras. La transmisión, automática de seis velocidades.

Mucho se ha hablado de cómo la preparación perdió esa rigidez “nivel tabla” que caracterizaba a la generación pasada. El filtrado de imperfecciones es aún seco y también se encuentra un ligero balanceo cuando se traza en pista, pero es justo ahí donde toman todo el sentido del mundo estos ajustes. Por otro lado tenemos el tema de los neumáticos, ideales para el manejo veloz, aunque habrá que cuidar por donde se pasa en ciudad, pues el bajo perfil requiere cuidado para no sufrir pinchaduras

Hay que tener en claro que la preparación deportiva busca satisfacer necesidades muy específicas en cuanto a desempeño y estética, y dentro de su liga cumple con creces. Al Mini JCW Cabrio lo vemos más como un auto de paseo para el fin de semana que para un pura sangre de pista, aunque por el comportamiento dinámico pueda resultar entretenido.

MI OPINIÓN

Pensando en desempeño tal vez me inclinaría por la variante de techo duro por su mayor rigidez estructural, sin embargo, esta versión tiene un encanto que hace que te volteen a ver si o si. El tono ronco al acelerar es parte del gozo que uno busca cuando acelera a fondo en los túneles con las ventanas abiertas, pero con la capacidad de disfrutarlo durante todo tu trayecto.

FICHA TÉCNICA

Mini John Cooper Works Convertible 2017

  • Motor: L4, turbocargado
  • Cilindrada: 2.0 L
  • Potencia máx. (HP): 231 entre 5,200 y 6,000 rpm
  • Torque máx. (lb-pie): 236 entre 1,250 y 6,000 rpm
  • Transmisión: Automática, 6 vels.
  • Tracción: Delantera
  • Susp. Del.: MacPherson
  • Susp. Tras.: Multibrazo, 5 elementos
  • Frenos del.: Discos ventilados
  • Frenos tras.: Discos sólidos
  • Neumáticos: 245/40 R18 
  • Largo/ancho/alto (cm): 387/172/141
  • Peso en vacío (kg): 1,395
  • Asistencias: ABS, ESC, TC
  • Bolsas de aire: 6
  • Aceleración 0-100 km/h: 6.1 s
  • Velocidad máx: 246 km/h
  • Consumo comb.: 17.2 km/l
  • Cap. tanque de gasolina (litros): 44
  •  Precio: desde $620,900