BMW regresa al WEC con esta bestia

Una de las novedades que se han presentado en Alemania ha sido el BMW M8 GTE, el auto con el que la marca BMW regresa a las 24 horas de LeMans para el próximo año.

Tras el retiro de Audi y Porsche, del campeonato, el nuevo BMW M8 GTE ha hecho su acto de presencia oficial en el Salón de Frankfurt. Este modelo dará continuidad a la participación de BMW en las 24 Horas de Le Mans en 2018, regresando siete años después de su última participación. Pero no será el único plan de competición, ya que también participarán en América, siendo las 24 Horas de Daytona su debut y prueba estelar en el campeonato IMSA.

El BMW M8 GTE llega a las carreras incluso antes de que el modelo de producción salga a la venta. Mostrado en Frankfurt, luce un espectacular aspecto, gracias a un kit aerodinámico con aspecto muy agresivo, con los colores blanco y azul típicos de M, la división deportiva de la marca alemana.

Jens Marquardt, Director de BMW Motorsport, ha comentado: “la presentación de la versión sin camuflaje del coche es el siguiente paso del coche de calle a las carreras, cuyo estreno planeamos para las 24 Horas de Daytona de 2018. El Mundial de Resistencia y el IMSA de América son dos lugares muy competitivos para nuestro coche. Llevaremos la tecnología ‘top’ a las más importantes categorías de GT, a la vez que continuamos nuestra tradición en Le Mans. El desarrollo del BMW M8 GTE va según lo previsto y estamos deseando verlo en la lucha por victorias en 2018”.

La nueva ‘bestia’ de la marca cuenta con un motor V8 BMW TwinPower Turbo Technology, con una capacidad de cuatro litros y una potencia de 500 HP. El motor se produce en la planta del Grupo BMW en Landshut, el trabajo se ha basado en tratar de hacer el motor lo más eficiente y fiable posible, algo primordial de cara al campeonato de resistencia.