Los pilotos de F1 deberán pesar 80 kilos para esta temporada

La FIA ha decidido en la última reunión del Grupo de Estrategia que, a partir de 2019, los pilotos de F1 deben de tener un peso de 80 kilogramos, esto con la intención de que se logre la mayor igualdad posible. Los pilotos que no cumplan con la báscula, serán obligados a llegar al peso establecido.

Con esta medida, se separa el peso mínimo del piloto y del monoplaza, a diferencia de lo que ocurría hasta el momento. Se trata de una medida que evitará que los pilotos más altos pasen por intensos entrenamientos para reducir su peso, algo que ya han llevado a cabo algunos integrantes de la parrilla a causa de la introducción del halo para 2018.

En 2017 el peso mínimo del conjunto piloto y monoplaza estaba topado en 728 kilogramos, pero este número aumentará en seis kilos de cara a 2018, debido a la llegada del famoso halo… lo que muchos consideran insuficiente y, de hecho, los pilotos ya se preparan para afrontar la llegada de este sistema. Y es que, hay que tener en cuenta, reducir un kilogramo de peso durante una carrera puede traducirse en un tiempo muy valioso por vuelta... pero tampoco se puede dejar de lado la resistencia física.