Apollo IE: V12 y casi 800 HP por 2.3 millones de euros

El Tokyo Motor Show 2017 ha sido el punto elegido por las marcas anfitrionas para presentar prototipos que adelantan su futuro a corto y mediano plazo, pero dentro de tantas opciones, ha sido Apollo la encargada de recordar a todo el mundo que los superdeportivos de combustión siguen siendo los reyes de la pista. Su (abreviatura de ‘Intensa Emozione) se presenta como un exclusivo y radical modelo del que solo se fabricarán 10 unidades y por las que habrá pegar la nada desdeñable cantidad de 2,3 millones de euros.

Un auto que se limita solo a poderse usar en pista debido a que no existe una homologación para calle, reduce aun más el target al que va dirigido. Se trata prácticamente de un carreras-cliente y, dada su naturaleza y sus características técnicas, es lógico que la bestia esté confinada a los trazados, único lugar donde se le podrá sacar todo el partido.

Su agresiva silueta es aerodinámica pura y deja a la vista al protagonista induscitible: la fibra de carbono. El ligero y resistente está presente prácticamente en todos los aspectos del coche, desde la carrocería al monocasco, pasando por los asientos, que van anclados a éste y se hará a medida para cada comprador. El resultado es una ligereza envidiable, apenas 1.250 kilos, lo que facilita incluso más la tarea del motor.

Aquí, como un guiño al pasado, han optado por un enorme motor V12 atmosférico de 6,3 litros, que desarrolla 780 HP de potencia, asociado a una caja de cambios secuencial de seis marchas con levas, le lleva de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos y a superar los 335 km/h de velocidad punta.