Ferrari 333 SP, solo fueron producidos 40 y una unidad será subastada

En plena celebración por el 70 aniversario de Ferrari, RM Sotheby´s ha preparado un evento para el próximo mes de septiembre al que han bautizado como “Ferrari – Leggenda e Passione” y en el que los coleccionistas más acaudalados del planeta podrán pujar para adquirir modelos históricos claves de la marca, más de 35 coches diferentes. Uno de ellos es este precioso Ferrari 333 SP de 1994, uno de los 40 fabricados.

Este Ferrari 333 SP estará acompañado en las instalaciones de Ferrari en Maranello, que es donde se celebrará la subasta, por automóviles excepcionales como un Ferrari 250 GT LWB California Spider de 1959, un Ferrari 288 GTO de 1985 con 729 kilómetros  o un F40 de 1989. Pero centrémonos de momento en el que nos ocupa, un coche que aunque fue creado exclusivamente para competición, nunca ha llegado a ser utilizado en una carrera oficial.

Ferrari no ha estado presente en la primera línea de los prototipos de competición desde la década de 1970 salvo por una excepción, el Ferrari 333 SP de la década de 1990. Fue creado por Ferrari específicamente para participar en el campeonato estadounidense IMSA World Sports Car con el apoyo de Michelotto y de Dallara y contaba con soluciones heredadas de los monoplazas de la Fórmula 1, como su chasis monocasco de fibra de carbono, su fondo plano o sus suspensiones, con un esquema de tipo pushrod.

El motor del Ferrari 333 SP, un 4.0 V12 atmosférico, provenía del icónico Ferrari F50, pero para cumplir con la reglamentación, redujeron su desplazamiento de los 4,7 litros originales a cuatro. Todo esto, unido al talento de los pilotos, hicieron del 333 SP un éxito, pues logró ganar más de un tercio de todas las pruebas en las que participó, llevándose a casa cinco de los siete triunfos posibles en 1994, el título de pilotos y constructores de 1995 o las 24 Horas de Daytona en 1998.

Sin embargo, el Ferrari 333 SP que subastan, el número 6 del total de 40 fabricados, nunca llegó a ser utilizado en competición. Ha tenido cuatro dueños a lo largo de sus 23 años de vida, el último de los cuales decidió mandarlo de vuelta a Michelotto, donde en 2016 fue sometido a una restauración integral y recibió el certificado de originalidad oficial de la marca.