Pokémon GO podría haber causado más de 145,000 accidentes

Puede que al día de hoy, con la burbuja deshinchada, parezca quedar muy lejos, pero hace menos de un año y medio, en julio de 2016, vio la luz Pokémon Go y comenzó la locura. Prácticamente todo el mundo que tenía un smartphone, ya hubiera jugado al juego original de Gamefreak (o a cualqueira de sus secuelas) o no, se descargó el juego para intentar buscar criaturitas pro cualquier rincón por el que pasara. La afición, que a priori parecía inocente, podría haber sido el motivo de una gran cantidad de accidentes de tráfico.

Lo cierto es que es algo que no nos agarra de sorpresa, puesto que durante los primeros meses con la aplicación activa se produjeron oleadas de gente, personas que iban de caza montadas en su coche o que los dejaban en medio de la carretera con tal de capturar a un Pokemon raro que estuviera en las cercanías. Sin embargo, ahora parece haberse confirmado con un estudio llevado a cabo por los profesores Mara Faccio y John J. McConnell de la Krannert School of Management de la Universidad de Purdue.

El origen de la investigación se encuentra en que, tras años de descenso de los accidentes de tráfico, esos volvieron a incrementar a partir de 2011. Una de las premisas es que la aparición de los smartphones incidió directamente en la subida, y la aparición de Pokémon Go fue una oportunidad de oro para comprobar si esto era así.

De esta manera, analizaron los datos de siniestralidad en Tippecanoe County (Indiana, Estados Unidos) en un periodo de 18 meses que abarcó desde el uno de marzo de 2015 hasta el 30 de noviembre de 2016. Con los datos recogidos hasta el lanzamiento de la app, descubrieron que tras este, los accidentes ocurridos cerca de una Pokeparada eran un 26,5% más que anteriormente, de hecho, en todo el condado el incremento fue de un porcentaje similar.

Con la muestra toma, decidieron escalarlo a todo el país, obteniendo como resultado que podrían haberse producido 145.632 accidentes más, que habrían provocado 29.370 heridos y 256 muertos más en un período de solo cinco meses. Esto habría supuesto unos costes asociados que oscilarían entre 2.000 y 7.300 millones de dólares. Y eso solo en Estados Unidos, si el cálculo fuera a nivel mundial.
 

Fuente: Auto Bild España