Seat invierte 900 milones de euros en Ibiza y Arona

Seat destinó 900 millones de euros a inversiones y gastos en I+D en los nuevos Ibiza y Arona. El presidente de Seat, Luca de Meo explicó que la inversión se enfocó principalmente al desarrollo de ambos modelos y a la adaptación de la planta de Martorell para recibir la producción de estos autos. La cifra de 900 millones forma parte de la inversión global de 3.300 millones anunciada en septiembre de 2015 para el periodo 2015-2019.

El nuevo Ibiza nace con el ambicioso objetivo de marcar un antes y un después en seguridad, diseño, prestaciones y confort, será construido sobre la nueva plataforma MQB A0 que también será parte de la producción del Seat Arona, el nuevo crossover compacto de la compañía. Martorell también fabrica el Seat León y el Audi Q3.

Con más de 5.4 millones de vehículos vendidos desde su lanzamiento en 1984, el Ibiza es el modelo más emblemático de Seat y el más vendido de su historia. El nuevo Ibiza representa la culminación de un periodo de consolidación y el inicio de una nueva etapa de crecimiento, que coincide con el año en el que Seat lanza su mayor ofensiva de producto.

El futuro de SEAT: una rentabilidad sostenible

Luca de Meo destacó la nueva etapa de crecimiento que ha emprendido la marca a partir de los nuevos modelos y de unos resultados financieros que confirman el camino de la compañía hacia la rentabilidad sostenible. Seat presentó recientemente los mejores resultados financieros de su historia, con un beneficio operativo récord de 143 millones de euros. El lanzamiento de cuatro nuevos modelos entre 2016 y 2017 se ha traducido en una cifra récord de inversiones y gastos en I+D, que el pasado ejercicio superó los 850 millones de euros. Un volumen que, si se tiene en cuenta desde el año 2012, asciende a un total de 3.000 millones.