Bullitt, la leyenda del cine está de vuelta

Si eres amante de los autos y también cinéfilo, entonces es muy probable que si piensas en un auto emblemático en la historia del cine, lo más probable es que pienses en el Bullitt. Ese Ford Mustang GT fastback original de 1968 que recorrió las calles de San Francisco y que al volante se encontraba nada más y nada menos que el legendario Steve MQueen, pues ahora siendo 2018 el 50 aniversario de la película, era lógico que Ford hiciera algo para rendir homenaje a este mítico auto.

Reviviendo a la leyenda

Esta versión moderna del clásico que Ford ha presentado en el NAIAS 2018 está repleta de detalles inspirados por el Ponycar  que condujo Steve McQueen: la carrocería va pintada en el característico color Dark Highland Green (disponible tambien en color negro) ,detalles en cromo tanto en la parrilla como en las ventanillas, rines de 19 pulgadas de aluminio en acabado bitono y frenos Brembo con las pinzas pintadas en rojo.

En la parte trasera el logo del Mustang se ha reemplazado por un emblema con la leyenda ‘Bullit’, de la misma manera que en el centro del volante (que esta forrado en cuero y además es calefactado) . En el interior otros elementos distintivos son la bola blanca que hace de pomo en la palanca de cambios (que por supuesto es manual).

En a la motorización, incorpora todas las mejoras de los paquetes Premium y Performance: motor 5.0 V8 de 475 hp que le permite subir su velocidad punta hasta los 263 km/h.

Ford solo pone a disposición de los clientes tres packs opcionales: el de los asientos Recaro de cuero negro, el de la suspensión MagneRide y el Bullit Electronics Package, que incluye asientos y retrovisores con memoria, sistema de audio premium, sensores de punto ciego y alerta de tráfico cruzado.