Con ustedes el impresionante Aston Martin Vantage 2018

El nuevo integrante de la familia inglesa, el Aston Martin Vantage 2018 es presentado en sociedad y resulta tener todo un arsenal de características. Presenta un peso total de 1.530 kilogramos y una distribución de pesos 50/50 gracias a la disposición más baja del motor que ayuda a mejorar el centro de gravedad. En cuanto a propulsor, ya se confirmó que contaría con un bloque V8 biturbo de 4.0 litros procedente de la gama Mercedes-AMG de deportivos y que ya equipa su hermano mayor, el Aston Martin DB11 V8. Sin cambios iniciales, el propulsor ofrece 510 HP de potencia. El motor se asocia a una caja de cambios automática ZF de ocho relaciones.

Gracias a que es 136 kilogramos más ligero que su predecesor, el nuevo Vantage 2018 hace el cero a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanza una velocidad punta de 313 km/h. Mientras tanto, el chasis es una evolución de la estructura de aluminio del DB11, salvo que en este caso el 70% de los componentes son nuevos para el Vantage, con un bastidor auxiliar trasero de montaje sólido, suspensión delantera de doble brazo oscilante y trasera multi-link con amortiguadores regulables en tres modos: Sport, Sport Plus y Track.

Aunque por el momento no se ha confirmado, se cree que poco después de que lleguen las primeras unidades al mercado, durante el segundo trimestre de 2018, llegará una variante con caja de cambios manual que podría ser la transmisión de siete relaciones del V12 Vantage S actual. Lo que si está confirmado es que incluye un nuevo diferencial trasero electrónico (E-Diff) que se estrena por primera vez en un modelo de Aston Martin y que está conectado a un sistema de control de estabilidad que varía electrónicamente el par enviado a cada una de las ruedas traseras.

Otra de las particularidades del Aston Martin Vantage es que el control de tracción y el de estabilidad se pueden desconectar por completo y que los ingenieros de Aston Martin han puesto a punto el mapa de par de torsión en las carreteras nevadas y heladas de Suecia. Equipa un sistema de frenos carbocerámicos de forma opcional, mientras que los neumáticos Pirelli P-Zero son un estándar. Ya se admiten pedidos por un precio que parte de los 154.000 euros en Alemania.