El Dodge challenger Hellcat recibe nueva apariencia

Uno de los “american muscle” más radicales del mercado es el Dodge Challenger SRT Demon. Lo presentaban hace unos meses, y llegaba directo para romper el crono en la prueba del cuarto de milla. Sus 840 caballos de potencia pueden con todo, incluso con el mismo exorcista, la respuesta de Hennessey a este lanzamiento. Aunque claro, tiene un problema, su precio, y es que no es nada barato. Para todos aquellos que se han quedado con las ganas por ese mismo motivo, la marca lanza el Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody, todo un disfraz de demonio.

Y decimos que lleva el disfraza de demonio porque monta el mismo kit de carrocería que el Challenger SRT Demon. Esto significa que muestra el mismo cuerpo ensanchado, hasta 8,9 centímetros, y unas ruedas igualmente traídas del infierno, de 20 pulgadas y con neumáticos Pirelli P-Zero. Cuenta, igualmente, con los modos de conducción SRT, ópticos revisados, parrilla y frenos Brembo de grandes dimensiones. Si os fijáis en su parte frontal, cuenta con un spoiler destacado, el mismo que trae el SRT Demon.

En cuanto a la mecánica que se esconde debajo de este disfraz, no declara 840 caballos de potencia pero sí los más de 700 HP que eroga el V8 de 6.2 litros en su versión SRT Hellcat. Acoplados a una caja manual de seis velocidades o una automática de ocho.

La marca dice que la nueva versión Widebody no solo es mejor en apariencia, también en el reloj. Según parece declara un tiempo 0,2 segundos más bajo que el Hellcat “normal” en circuito. También mejora en la prueba del cuarto de milla, 0,3 segundos en concreto. Por su parte el 0-100 km/h también es mejor, algo que esperado leyendo lo anterior.