El Mercedes Clase G se renueva

Ayer por la noche en el NAIAS 218, tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación de un vehículo histórico para la marca alemana de la estrella. La nueva generación del SUV alemán todo terreno, ha sido presentada finalmente.

Es bien sabido que pocos autos puede presumir de ser parte de la historia manteniéndose fiel a su concepto inicial. A la venta desde 1979, el Mercedes-Benz Clase G 2018 continúa ese legado, evolucionando en todo lo que es necesario pero conservando tanto su icónica imagen como su poderoso carácter.

Esta nueva generación aumenta 53 mm su longitud y 121 mm su anchura, aunque el empleo de materiales ligeros le ha permitido adelgazar 170 kilos. Sigue presente el diseño cuadriculado, en el que dominan las líneas rectas y las superficies limpias.

Un gran cambio interior

Al interior es donde podemos encontrar los cambios más notables del Clase G y es que el espacio del habitáculo ha ganado bastante milímetros y con ello mayor comodidad: +38 mm para las piernas, +38 mm para hombros y +68 mm para los codos en los asientos delanteros; y +150 mm, +27 mm y +56 mm respectivamente en las plazas traseras. Además, estas últimas pueden abatirse en proporción 40/60 o en su totalidad.

Por otra parte, se ha buscado que el tradicionalmente algo espartano habitáculo de paso a otro más acogedor, con materiales de calidad y más tecnológico. Las cuatro salidas de aire imitan el diseño de los faros, las molduras de aluminio combinan a la perfección con el cuero, pedales de metal, el cuadro de instrumentos de serie está formado por dos relojes y un display central, pero de manera opcional puede ser una pantalla de 12,3 pulgadas, que se une a una gemela que preside la consola central.

Los asientos, con costuras de contraste, calefactables por supuesto, los delanteros cuentan con reposacabezas de confort y el del conductor tiene función de memoria. Además, un paquete suma funciones de masaje a los delanteros, además de cámaras de aire para el conductor, que se hinchan o deshinchan en función de la conducción para aportar una mayor sujeción lateral.

El poder de Clase G

Podemos elegir entre diversos modos de conducción gracias al DYNAMIC SELECT: Confort, Eco, Sport e Individual; cada uno de ellos con sus propios parámetros para los asistentes de conducción, la respuesta del motor, la dirección y el tren de rodaje. El ‘G-Mode’, será el encargado de exprimir todas las capacidades off-road del Mercedes Clase G 2018 y se inicia de manera automática cuando se activa cualquiera de los bloqueos del diferencial o la desmultiplicación LOW RANGE.

Por el momento todo parece indicar que solo se comercializará una solo motorización del G500; es decir un motor a gasolina de 4.0L V8 que entrega 422 hp de potencia y un par máximo de 610 Nm. El cambio 9G-TRONIC más ágil se encarga de digerirlo y la tracción total de transmitirlo al suelo.

Como fecha tentativa de lanzamiento tenemos el mes de mayo pero quedamos en espera de la confirmación oficial así como de los precios de venta.