Ferrari FXX-K EVO: el cavallino más aerodinámico que existe

El nuevo Ferrari FXX-K EVO del programa XX de las Corse Clienti, fue presentado en las finales mundiales que Ferrari celebra cada año y que en este 2017 ha tenido lugar en el Circuito de Mugello.

Como su propio nombre indica, este bólido creado únicamente para los circuitos y los clientes más prestigiosos de la marca, presenta una destacada actualización con respecto a su predecesor. El objetivo en su desarrollo ha sido claro: hacerlo más rápido en todo tipo de circuitos, pero también más fácil para los pilotos. 

Con el mismo motor, suspensiones, chasis y frenos, ha sido el apartado aerodinámico el que se ha llevado todo el trabajo con el fin de maximizar el rendimiento. El nuevo FXX-K es 1,4 segundos más rápido en Mugello que su predecesor.

En la parte frontal, los ingenieros y jefes de aerodinámica han añadido varios splitters para lograr un mejor agarre del tren delantero en la entrada a la curvas de alta velocidad. Estos pequeños aditamentos no solo dan un mayor soporte delante, también canalizan mejor el aire hacia la zona trasera.

La parte trasera, donde este FXX-K EVO 2018 presenta sus mejoras más importantes, con un nuevo alerón construido en dos planos que, junto con la aerodinámica activa (ya presente en el anterior modelo), y un nuevo difusor, es capaz de generar hasta 640 kilos de Downforce a 200 km/h. Por eso este nuevo Ferrari es mejor que el anterior Ferrari FXX-K en circuitos de curvas rápidas que en los trazados más revirados y lentos. 

El grupo propulsor es el mismo: un sistema híbrido compuesto por un motor V12 y un sistema de KERS derivado de los coches de Fórmula 1 que en total entrega la nada despreciable cifra de 1.050 HP. Y toda esa fuerza se deriva al eje trasero a través de una caja automática de siete velocidades, la ya conocida F1 Dual Clutch.

La buena noticia para los privilegiados propietarios del anterior FXX-K es que, si lo desean, podrán introducir esta actualización sin tener que comprar el coche completo: por la módica cantidad de 242.000 euros o adquirir uno nuevo por nada más y nada menos que 2,3 millones de euros.

Imégenes: NetCarShow