T-Roc recibe el paquete R-Line volviéndolo aún más deportivo

El paquete R-Line, que está presente en la mayoría de modelos de la compañía, como el Volkswagen Tiguan, el Volkswagen Golf o incluso el Volkswagen Polo, es un kit opcional que añade diferentes componentes tanto en el exterior como en el interior. Si comenzamos por la carrocería encontramos elementos como placas identificatorias con el logotipo R-Line, un difusor deportivo de color negro, unos nuevos faros LED traseros, entradas de aire, unos nuevos parachoques delantero y trasero y diferentes partes de la carrocería pintadas en el mismo color exterior. Además, se puede elegir entre dos tipos de rines de aleación: las Sebring de 18 pulgadas o las Suzuka en 19 pulgadas.

Mientras tanto, el interior del T-Roc R-Line se diferencia de su variante estándar en los diferentes logotipos ‘R-Line’, las alfombrillas específicas, pedales de acero inoxidable, logotipo en la pantalla de bienvenida, volante multifunción de cuero perforado con logos y costuras, tapicería exclusiva R-Line, palanca de cambios con costuras en contraste, y asientos y reposabrazos central de cuero.

El nuevo T-Roc de Volkswagen estará disponible en una amplia gama de propulsores, con unidades de gasolina 1.0 TSI de 115 HP, 1.5 TSI de 150 HP y 2.0 TSI de 190 HP, así como motores diésel 1.6 TDI de 115 HP y 2.0 TDI de 150 y 190 HP de potencia. Estarán disponibles también cajas de cambios manuales de seis relaciones y automáticas DSG de doble embrague y siete velocidades, las cuales canalizarán la potencia, bien al tren delantera, o bien a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción total 4Motion.