Cohete a la luna: Suzuki Swift Boosterjet

Uno de los vehículos más divertidos que he tenido la fortuna de manejar. Sin duda es la carta fuerte de Suzuki para este año, aunque esperemos que antes de finalizarlo ya podamos probar la versión Sport. Swift tiene ya su legado a pesar de ser un producto relativamente joven en nuestro país —incluso ya cuenta con un club de entusiastas—.

Un vehículo de corte deportivo que, gracias a una pequeña pero potente motorización, te puede brindar hora tras hora diversión al volante.

Exterior

En el apartado de imagen Swift no defrauda, conserva la silueta, pero con un diseño enfocado a simplificar sus rasgos; ahora encontramos esquinas más redondas y laterales suaves, con líneas continuas cuya fluidez me hizo pensar en el movimiento del agua de un río en calma. Los rines le van bien, son de aleación de aluminio de 16 pulgadas. Montar unos más grandes seguramente te harán resentir los caminos, pues la suspensión no es del todo suave y de ella hablaré más adelante. La parte trasera se nota más robusta gracias a que el ancho total se incrementó. Un Swift más pegado al piso y con un aspecto dinámico que se perfila para estar entre los más gustados.

Interior

Por dentro no es generoso en sí, pero está configurado de forma inteligente. Cuentas con un buen número de espacios de almacenamiento; si bien la cajuela es pequeña, puedes abatir los respaldos de la banca trasera y ganar espacio para una carga modesta. Cuatro adultos caben sin mayor problema. Dentro de los aspectos tecnológicos más destacados encontramos el sistema de infoentretenimiento que se manipula desde una pantalla táctil de siete pulgadas, y es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, además es sumamente intuitivo. Al interior se nota un buen trabajo de armado debido a que se mantienen muy bien insonorizado con respecto al exterior, e incluso al ruido del motor.

Manejo

Una vez que has encontrado la posición de manejo ideal, prepárate para una experiencia llena de diversión, pues el pequeño motor de 1.0 litros logra mover muy bien la masa total de poco más de 900 kilos, pues éste desarrolla 110 caballos de fuerza y un torque de 125 libras pie. Gracias a un buen matrimonio entre la mecánica y la transmisión manual de cinco cambios, logra mitigar incluso la sensación de retraso del turbo, siempre y cuando juegues bien tus cartas con las revoluciones generadas por el motor. No es uno de los autos más veloces que puedas manejar en el mercado, pero sí uno de los más divertidos; encara el camino con muy buen arrojo y gracias a que su suspensión tiene una puesta a punto rígida te permite experimentar una sensación de manejo pegada al piso que, junto a la dirección que apunta con mucha precisión, generan una manipulación que muchos de sus competidores envidiarían. En cuanto a seguridad está completamente cubierto gracias al ABS, el control de estabilidad, control de tracción e incluso sistema electrónico de frenado. 

 

Mi Opinión
Este hatchback se perfila fuertemente para ser uno de mis favoritos de este año, sobre todo, por la relación peso-potencia que para un motor tan pequeño es de admirarse. Dentro de sus puntos fuertes, además del bajo consumo de combustible está, sin duda, la agilidad con la que enfrenta el asfalto. Es un producto a tomarse en cuenta, incluso en un segmento más alto.

 

Suzuki Swift Booster Jet 

Motor: L3 Turbo

Cilindrada: 1.0 L 

Potencia máx. (HP): 110 hp @ 5,500 rpm 

Torque máx. (lb-pie): 125 lb-pie @ 2,000 - 3,500 rpm

Transmisión: Manual 5 vels. 

Tracción: Delantera

Susp. Del.: McPherson

Susp. Tras.: Barra torsional

Frenos del.: Disco ventilado

Frenos tras.: Disco sólido

Neumáticos: P.185/55 R16 

Largo/ancho/alto/dist. entre ejes (cm): 384/173/149/245

Peso en vacío (kg): 915

Asistencias: ABS, EBD, EBA, ESP y TC

Bolsas de aire: 6

Consumo de combustible combinado (Km/l): 21.9 

Precio: $264,900