Spark CVT dice adiós al pie izquierdo

Mayor comodidad

Considerando que los tiempos de tránsito en nuestras ciudades tienden a ser elevados, Chevrolet integra la variable de una transmisión tipo CVT en el pequeño Spark.

El Spark es un auto que se ha posicionado muy bien en nuestro mercado por su relación costo/beneficio al ser analizado como una propuesta de movilidad urbana.

En la actualidad se puede encontrar con dos diferentes ofertas, el “Classic”, que en realidad es la generación pasada que se ha mantenido como la variante de acceso al modelo, y el nuevo Spark, que es del que estaremos hablando.

Lo primero que hay que aclarar es que desde el punto de vista estético el Spark no ofrece cambios, pues en realidad las variaciones van mas desde el punto de vista mecánico. Sin duda este contacto nos sirvió para constatar la practicidad del habitáculo para el día a día. La posición de manejo permite una buena visibilidad del entorno, lo que nos permite estar alerta de los casi inexistentes baches de la Ciudad de México.

Uno de los puntos que mas se refuerzan en esta generación con respecto a la pasada es el tema del infotenimiento. La plataforma gestionada mediante una pantalla táctil de siete pulgadas permite la conectividad con Android Auto o Apple Car Play con tan sólo conectar el dispositivo mediante el puerto USB. El acceso a las aplicaciones compatibles es bastante sencillo, aunque siempre será recomendable realizar este tipo de ajustes cuando estamos detenidos.

En el tema de espacio, en las bancas delanteras tenemos suficiente espacio para dos adultos. En las bancas traseras el espacio no es tan estrecho, aunque al mirar la cajuela (187 lts) el espacio es justo para un par de maletas no muy grandes o compras habituales. Objetos más voluminosos podrían ubicarse en los asientos traseros, a expensas de perder un par de plazas.

 

ANDAR CONOCIDO

En el apartado mecánico, el Spark ofrece una sola motorización conformada por un cuatro cilindros de 1.4 litros de cilindrada que dispone 98 HP y 89 lb-pie de par motor a las ruedas delanteras, todo gestionado por la novedad de esta versión, que es una transmisión CVT.

Hablando del motor, encontramos cifras nada abultadas, que sin embargo solucionan los objetivos principales de la movilidad urbana teniendo como principal aliado el bajo peso del Spark. Su rango óptimo de funcionamiento comienza casi entrando a la zona media del tacómetro aunque si se procuran los consumos de combustible y no se dan acelerones la respuesta es más que suficiente. La transmisión hace un buen trabajo en la ciudad, pues no hace necesario llevar al 100% el acelerador para realizar rebases o incorporaciones.

En carreteras será natural que la naturaleza de la transmisión filtre todo el trabajo del propulsor rodando a 6,800 rpm mientras se exprime todo su potencial, aunque la puesta a punto se evidencia con mayor tendencia a cuidar los consumos.

Si se mantiene la óptica bajo la cual fue trabajada esta versión CVT hemos de aceptar que su trabajo resulta satisfactorio. Con detalles aún por pulir en su funcionamiento, pero en general cumpliendo su objetivo de mejorar la comodidad en el día a día.

 

FICHA TÉCNICA

Chevrolet Spark LTZ CVT 2017

Motor: L4

Cilindrada: 1.4 litros

Potencia máx. (HP): 98 @ 6,200 rpm

Torque máx. (lb-pie): 89 @ 4,400 rpm

Transmisión: CVT 

Tracción: Delantera

Susp. Del.: McPherson

Susp. Tras.: Eje torsional

Frenos del.: Disco ventilado

Frenos tras.: Tambor

Neumáticos: P.185/55 R15

Largo/ancho/alto/dist. entre ejes (cm): 363/159/147/238

Peso en vacío (kg): 968 kg

Asistencias: ABS, TC, ESC

Bolsas de aire: 2

Aceleración 0-100 km/h: N.D.

Velocidad máx: N.D.

Consumo comb. (km/l): 21.7

Cap. tanque de gasolina (litros): 32

 Precio: Unidad probada: $240,600