Takuma Sato campeón de la Indy 500

Un japonés, con motor Honda y patrocinadores japoneses. Takuma Sato no se lo podía creer cuando se bañó en leche en pleno circuito de Indianápolis. Vio de cerca el triunfo en el año 2012, cuando sufrió un accidente en la última vuelta mientras luchaba con Dario Franchitti. Cinco años más tarde, ha pasado del mayor fracaso a la gloria en Indiana.

“Todo el equipo (Andretti, el mismo que Alonso) hizo un gran trabajo. La clave es que creo en mí mismo y sé de lo que soy capaz de hacer con el coche. Es uno de los mejores momentos de mi vida”, ha señalado Sato. “Es enorme, es muy grande. No puedo imaginar la reacción de la gente. Los fans japoneses son muy agradecidos y esto es muy especial. Hay mucha gente que sigue la Indycar y muchos aficionados han venido hasta aquí para seguir la carrera. Estoy muy orgulloso”, agrega el campeón.

La carrera automovilística de Sato siempre ha estado ligada a Honda. Fue piloto de Fórmula 1 entre los años 2002 y 2008. Corrió para Jordan, BAR Honda y Super Aguri, todos ellos con motor Honda. Se ganó la fama de piloto polémico, excesivamente agresivo. Su mejor temporada, 2004, cuando logró un podio en Estados Unidos (curiosamente en Indianápolis), dos cuartos puestos y dos quintos lugares.

Tras marcharse Super Aguri y Honda de la Fórmula 1 en 2008, Sato dio el salto a la Indycar, donde ha competido desde 2010. Solo ha ganado una carrera, en Long Beach en el año 2013. Meses antes estuvo de ganar en Indianápolis. En busca de un coche competitivo pasó a competir con Andretti… y este fin de semana ha demostrado que fue una buena elección.

 

Fuente: Auto Bild España