Nuestros sitios
Compartir

5 datos que pocos conocen de la historia de SEAT

Por: Luis Arteaga 29 Jul 2021
En la historia de marcas de nivel internacional como SEAT hay muchos datos que resultan curiosos.

					5 datos que pocos conocen de la historia de SEAT

No importa las veces que investigues sobre una compañía como SEAT, porque siempre aparecen datos y curiosidades que contar.

Jueves de Clásicos: La increíble historia del SEAT León

Hoy, por ejemplo, te ofrecemos estas 5 datos que pocos conocen de la historia de SEAT.

Este video te puede interesar

A veces, son nuevas incluso para los que se declaran más fanáticos de la marca española…

1 SEAT Pudo ser Hispano-Suiza

Acabada la Guerra Civil española, el nuevo Gobierno franquista tenía claro que las prioridades por motorizar el país tenían que ponerse al servicio del transporte de mercancías.

En segundo lugar, del de personas.

Y una opción más que realista que se barajó hasta el último momento fue contar con la legendaria y capaz Hispano-Suiza (HS).

Sin embargo, a pesar de la los guiños y simpatías que esta prestigiosa empresa española había demostrado a última hora Franco no confió en ella.

De hecho, ante el panorama de aislamiento internacional y de la devastadora situación económica de los años 40, se apostó por un régimen autárquico.

Una suerte de economía de subsistencia que poco a poco se iría abriendo en los llamado Planes de Desarrollo.

Pero entre eso y que el Régimen no quería ningún tipo de injerencia privada, desoyó las propuestas de Hispano-Suiza para subsistir.

Y así, sobre esa base, crear la Empresa Nacional de Autocamiones SA (ENASA), con Pegaso como firma comercial, y Seat para ocuparse de los coches.

5 datos que pocos conocen de la historia de SEAT 0

2 El nombre

A finales de los años 40 nadie contempló esa posibilidad cuando se pensó en crear una compañía estatal que produjera vehículos en nuestras fronteras.

Dado carpetazo a la iniciativa de Hispano Suiza, se creyó que no había otra empresa aquí capaz de proyectar, desarrollar y fabrica coches propios de forma medianamente autónoma.

Y por eso, dentro de los pocos países ideológicamente afines que había en el entorno, se buscó a Fiat en Italia para montar bajo licencia sus coches en la Zona Franca de Barcelona.

De este modo, igual que FIAT era un acrónimo de la Fabbrica Italiana Automobili Torino, la Sociedad Ibérica de Automóviles de Turismo (SIAT) pasó a llamarse Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT) en 1950, cuando se constituyó como tal.

Cuentan que, al venir la mayoría de elementos ya hechos y tener que limitarse sólo a ensamblarlos al principio, los trabajadores, en broma, decían que el nombre de la nueva firma significaba realmente ‘Siempre Estarás Apretando Tornillos’.

SEAT

3 El primero no fue el 600

Curiosamente, en contra de lo que muchos creen, el primer SEAT de la historia no fue el icónico 600.

Se trató del SEAT 1400, porque se tuvo más prisa por crear máquinas que sirvieran como coches oficiales.

Así como de representación, taxis, asistencia mecánica y sanitaria, etc., que por motorizar a la población en general.

De hecho, el primer SEAT como tal ve la luz en 1953, mientras que el primer 600 -aunque sí fue el segundo modelo producido por la compañía- data de 1957.

5 datos que pocos conocen de la historia de SEAT 2

4 Sólo un descapotable

En siete décadas ha habido intentos de incluir en el catálogo de SEAT distintos modelos verdaderamente descapotables.

Pero el único cabrio como tal fue el Seat 850 Sport (‘Spider’), un auténtico roadster biplaza diseñado por Giugiaro cuando todavía Bertone firmaba sus creaciones.

Este vehículo estuvo en producción entre 1970 y 1972.

Todos lo demás intentos se quedaron en meros ejercicios de diseño, porque en cada plan de viabilidad que se hacía, los números no cuadraban…

SEAT

5 Los acuerdos con Porsche

Fueron esenciales para la supervivencia de SEAT, aunque hoy sabemos que pudieron haber ido más allá.

Recién terminados los modelos Málaga (sobre la base del SEAT Ronda, pero en versión sedán) e Ibiza I, el fin de la relación con Fiat impidió a SEAT montar motores italianos.

Así que finalmente, se optó por encargar a Porsche la creación de unas culatas basadas en estos bloques, de 1.2  y 1.5 litros.

El éxito comercial y marketiniano de los denominados motores SEAT System Porsche fue arrollador.

A pesar de que los alemanes se negaron a que su logo apareciera al abrir el capó, y se limitaron a poner sólo las letras de su marca, eso sí, con la tipografía original.

La pena es que hace un tiempo nos enteramos casi en exclusiva de que SEAT y Porsche llegaron a proyectar juntos un pequeño deportivo biplaza que habría cambiado mucho las cosas.

5 datos que pocos conocen de la historia de SEAT 4

Por: Rodrigo Fersainz – Auto Bild España

SEAT León 2021: Precios y versiones en México

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño
Descarga AQUÍ el especial del mes BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño ¡Descárgalo GRATIS!