Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Actualidad

¿Es más importante la carga rápida o la capacidad de carga?

Por: Redacción AutoBild 23 Abr 2020
Audi nos explica por qué es más importante la carga rápida que la capacidad de carga total en un vehículo eléctrico como e-tron.

						¿Es más importante la carga rápida o la capacidad de carga?

Audi nos explica por qué es más importante la carga rápida que la capacidad de carga total en un vehículo eléctrico como e-tron.

Los conductores de un modelo Audi totalmente eléctrico se benefician de las altas velocidades de carga porque la capacidad de carga de hasta 150 kW está disponible para una gran parte del procedimiento de carga.

Este video te puede interesar

Esto permite una gestión térmica sofisticada de la batería de iones de litio. Para evaluar la usabilidad cotidiana de un automóvil eléctrico, los clientes deben tener en cuenta no solo la capacidad máxima nominal sino también la velocidad.

La mayoría de los procesos de reabastecimiento de un automóvil eléctrico generalmente ocurren en el hogar o en el trabajo. El factor tiempo generalmente no juega un papel sustancial allí. Por el contrario, cada minuto cuenta y la carga rápida es esencial en un viaje de larga distancia. Después de un breve descanso, el automóvil debería estar listo para la siguiente etapa nuevamente.

Por lo tanto, muchos clientes se orientan hacia la capacidad de carga máxima de su automóvil eléctrico para evaluar las características de repostaje, pero este valor solo tiene un uso limitado si se trata de un reabastecimiento rápido. La alta velocidad (kWh / minuto) durante todo el proceso es esencial para una corta duración.

En otras palabras, una alta capacidad de carga debe estar disponible durante el mayor tiempo posible. Los modelos e-tron con su salida continua impresionan precisamente con esta propiedad.

La velocidad de carga es más significativa que la capacidad de carga pura

En el entorno competitivo actual, el Audi e-tron toma la delantera con una capacidad de carga de alto rendimiento, incluso si ya hay modelos en el mercado con un rendimiento nominalmente mayor.

La diferencia está en los detalles: la capacidad HPC (carga de alta potencia) para proporcionar la mayor salida posible en el terminal de carga puede ser un requisito previo necesario, pero no es el único factor crucial.

Un consumo de corriente elevado por parte de la batería para una gran parte del procedimiento de carga es, como mínimo, igual de importante. Sin embargo, si el automóvil se carga con una potencia máxima durante un período relativamente corto y necesita reducir su potencia antes, la velocidad de carga también se reduce simultáneamente, es decir, la capacidad de la batería se recarga por unidad de tiempo. Por lo tanto, gracias a una curva de carga ideal con una salida máxima disponible durante un largo período de tiempo, la velocidad es el criterio más importante cuando se trata del rendimiento y, en última instancia, garantiza una corta duración conectado en el cargador. Además del consumo promedio, también depende de cuánto rango se puede recargar en promedio durante un período definido, por ejemplo, dentro de diez minutos.

Es la curva de carga la que marca la diferencia

En condiciones ideales, el automóvil carga entre el 5% y el 70% del estado de carga en el umbral de la salida máxima antes de que la gestión inteligente de la batería reduzca la corriente. Una diferencia importante con respecto a otros conceptos, que normalmente solo alcanzan su rendimiento total por un corto tiempo, en el “pico”, y reducen su potencia considerablemente antes de alcanzar el umbral del 70%.

En el día a día, esto significa una ventaja básica: para un rango de alrededor de 110 kilómetros (68 millas), el cliente idealmente pasa menos de 10 minutos en el cagador. El Audi e-tron 55 alcanza la marca del 80% después de aproximadamente 30 minutos. Aunque toma mucho más tiempo, por razones técnicas, llenar el 20 por ciento restante de una batería de iones de litio, la carga completa ( del 5% al ​​100%) en un terminal HPC lleva alrededor de 45 minutos, una característica sobresaliente en el ambiente competitivo.

La sofisticada gestión térmica es la clave

La batería de iones de litio del Audi e-tron 55 tiene una capacidad bruta de 95 kWh (86.5 kWh netos) y ha sido diseñada para un ciclo de vida prolongado. Su elaborado sistema de gestión térmica forma la base para un rendimiento equilibrado y durabilidad. La refrigeración líquida asegura que la temperatura de la batería permanezca en el rango óptimo de 25 a 35 grados Celsius, incluso a niveles de estrés altos o bajas temperaturas. 22 litros de refrigerante circulan en un total de 40 metros de líneas de enfriamiento en los cuatro circuitos de refrigerante.

Audi e-tron en México: un gran reto + Galería

¿Qué tema te interesa?