Nuestros sitios
Compartir

Esta es la increíble historia del Renault Fuego

Por: Luis Arteaga 10 Mar 2022
El Renault Fuego es el típico auto que cualquier profano en la materia se quedaría mirando.

					Esta es la increíble historia del Renault Fuego

El Renault Fuego es el típico auto que cualquier profano en la materia se quedaría mirando, porque te suene, porque lo has tenido en la familia o en el vecindario.

Esta es la increíble historia del Renault 9

Además, sus formas y ese descarado intento por seguir unas modas tan vigentes entonces y tan lejanas hoy a las actuales.

Este video te puede interesar

Aquí tienes la increíble historia del Renault Fuego, un vehículo de lo más apetecible ayer y hoy.

De hecho, si eres un enamorado de los coches deportivos asequibles, enseguida le pondrás ojitos a este modelo.

Y todo ello, a pesar de que en realidad no era tan innovador como pudieras imaginar, ni por dentro ni por fuera. Pero muy pero que muy pintón.

Esta es la increíble historia del Renault Fuego 0

La increíble historia del Renault Fuego

Todo comienza a finales de los años 70, en un momento en el que la crisis del petróleo de 1973 ha quedado atrás.

Pero a su vez, las perennes ganas de diseño y sensaciones de una parte del público están más vigentes que nunca.

Sólo que en marcas como Renault ya no quedan saciadas con el dúo 15/17 que, a su vez, estaban basadas en el Renault 12.

Aunque el R-12 también se mantuvo a la venta por su gran éxito comercial la década en la década de los 80 y el modelo TS español era un alarde de lujo.

Tenía que ser el Renault 18 el heredero de esa clase media que quisiera una berlina ídem mucho más moderna y avanzada.

Renault Fuego

Y que ofreciera en el catálogo muchas más motorizaciones, entre las que estuvieran elementos que nunca había tenido el ‘Doce’.

La increíble historia del Renault Fuego, que es el verdadero protagonista del post de clásicos de hoy gracias a sus muchos atributos y curiosidades.

Para empezar, que nunca fue un modelo fabricado en España, a pesar de los pesares, pero que lo importó FASA-Renault desde 1981 a 1986.

En la versión 2.0 GTX de 110 CV, con un equipamiento muy completo y el aire acondicionado y la pintura metalizada como extras.

Diseñado por Robert Opron, la nueva criatura era un auténtico GT de silueta ‘hatchback’, que descendía en la zaga con una gran luna que hacía las veces de portón.

Y mejoraba considerablemente la aerodinámica, algo muy similar a lo que se vería luego en el Renault 11 (derivado del R-9) y, muchos años después, del último Alpine, antes de la nueva era.

Además, la prensa de la época llegó a señalar la “inspiración” de Opron en la silueta del Porsche 924 de 1976.

Con el que es cierto que guarda un parecido sospechosamente razonable, salvando distancias importantes como los faros escamoteables del alemán.

Además, en una era en la que no había semejante aprovechamiento y las sinergias de las plataformas, el Fuego compartía con el R-18 elementos como el chasis, el tren motriz y cuadro de mandos.

Pero era mucho más resultón, aunque sus primeras mecánicas de acceso se asemejaran más a sus antecesores de la familia del R-12 que a los de el R-18 y el posterior R-21.

Esta es la increíble historia del Renault Fuego 2

Entró a diversos mercados de Europa y América

Al final, durante sus 12 años de producción, el Renault Fuego se llegó a vender en mercados tan diversos como Europa, Venezuela, Argentina… con bastante aceptación.

Aunque la idea de entrar a competir en otros en el segmento de los coupés de cuatro plazas, como Estados Unidos y Reino Unido, no llegó a cuajar.

La versión más curiosa fue quizás la que equipaba un motor turbodiésel (TD), desde 1982 a 1992, de 2.068 cc y 88 CV.

Y las otras denominaciones por motorizaciones y acabados fueron TL, GTL, TS, GTS, Automatic, TX, GTX y Turbo.

Hablando de lujos: el Renault Fuego es oficialmente el primer turismo del mundo en ofrecer cierre centralizado con mando a distancia.

En 1993 se dejó de producir definitivamente y no fue reemplazado directamente por ningún otro modelo de la gama del rombo.

Tendríamos que repasar el catálogo de este fabricante para debatir sobre posibles sucesores, sin ser exactamente iguales en concepto.

Quizás habría que hablar del Renault 19 3p de 16V, el Renault Mégane Coupé y ya, ahora sí, el Renault Laguna Coupé.

Por: Rodrigo Fersainz – Auto Bild España

La increíble historia del Renault 25 Turbo

¿Qué tema te interesa?