Nuestros sitios
Compartir

Grandes autos que no triunfaron: Mercedes Clase R

Por: Luis Arteaga 23 Mar 2022
Un vehículo cargado de argumentos para triunfar, pero que llegó en el momento equivocado.

					Grandes autos que no triunfaron: Mercedes Clase R

Un vehículo cargado de argumentos para triunfar, pero que llegó en el momento equivocado: grandes autos que no triunfaron, el Mercedes Clase R.

5 datos que nadie conoce de las camionetas Mercedes-Benz

Este fue otro de esos modelos que, si hubieran nacido unos años más tarde, otro gallo habría cantado.

Este video te puede interesar

A veces, se dice que cualquier producto que haga Mercedes tiene un éxito rotundo. Y es verdad que así ha sido muchas veces.

Un ejemplo lo tenemos en un modelo casi contemporáneo al que hoy nos ocupa, el Mercedes Clase CLS.

Con el cual, la marca alemana inauguró el segmento de las berlinas de cuatro puertas y carrocería coupé.

Con el Mercedes Clase R, la intención del fabricante alemán era crear una especie de Clase S familiar, a medio camino entre un monovolumen y lo que más tarde entenderíamos como un SUV.

Sin embargo, cuando el Clase R llegó al mercado, en 2006, el segmento de los monovolúmenes ya empezaba a flaquear un poco.

A esto hay que sumar la crisis financiera que llegó dos años más tarde y que contribuyó a que el modelo se vendiera poco en Europa y Estados Unidos, mercados a los que iba destinado principalmente.

Curiosamente, fue China donde consiguió mejores cifras de ventas.

Grandes autos que no triunfaron: Mercedes Clase R 0

Grandes autos que no triunfaron: Mercedes Clase R

El Mercedes Clase R fue presentado en el Salón de Nueva York de 2005.

En aquel entonces, España vivía en plena burbuja inmobiliaria, las cifras de paro no provocaban espasmos como ahora y existía la creencia de que la economía española crecía.

En pocos años, todo ese castillo de naipes se vendría abajo.

Mercedes entendió que un vehículo grande que ofreciera el confort y el lujo de un Clase S y las capacidades de un monovolumen.

Con hasta siete plazas y un enorme maletero, tendría cabida en el mercado de ese momento.

De esta forma, pretendía captar clientes de diferentes segmentos: familiares, monovolúmenes, todoterrenos…

El experimento era arriesgado, pero, si alguien podía hacerlo, era la casa de la estrella. Sin embargo, desde su nacimiento tuvo un posicionamiento difícil en el mercado.

Era un coche caro, dirigido a un uso familiar con hasta siete plazas y disponible con dos longitudes, algo que la marca ya ofrecía en los Clase ML y GL, aunque con otro aspecto.

Mercedes Clase R

¿Qué era, un monovolumen, un familiar, un SUV…?

Estéticamente, el Clase R era una mezcla de varios conceptos.

Tenía las formas típicas de un monovolumen, con un capó inclinado, un pilar A que prolongaba la línea del capó que en una berlina y un portón trasero vertical.

Además, tenía una mayor altura libre al suelo, pero carecía de protecciones de plástico negro en los paragolpes y pasos de rueda. Todavía no existían los todocaminos.

Por dentro era como estar en una suite de un hotel cinco estrellas. Gracias a una distancia entre ejes de 3,21 metros, el espacio para los pasajeros era enorme, incluso en las versiones de siete plazas.

Hoy, algunos SUV disponen de tres filas de asientos, pero la tercera es poco práctica. Ese problema no existía en el Clase R.

Además de espacio, ofrecía opciones de modularidad. Los asientos traseros individuales se plegaban hacia abajo, cada uno de manera independiente.

Para crear un espacio de carga gigantesco y plano, capaz de alcanzar un volumen de 2.057 litros.

Por otro lado, hay que resalta su mayor altura, lo que proporcionaba un puesto de conducción más elevado y una mejor visibilidad, algo a lo que hoy estamos acostumbrados, pero que era una novedad en 2005.

En cuanto al equipamiento, las plazas traseras disponían de un avanzado sistema de climatización bizona Thermatic y, opcionalmente, se podía elegir un climatizador multizona.

También contaban con un reproductor de CD y DVD en los reposacabezas delanteros y, como opción, se podía incluir un techo solar panorámico que permitía la entrada de mayor luz y aire fresco cuando se quería.

Grandes autos que no triunfaron: Mercedes Clase R 2

Una gama de motores potentes y eficientes

El Clase R estuvo disponible con una gama de motores estructurada en dos versiones diésel y cuatro de gasolina.

A pesar de su tamaño, la oferta de gasolina era mayor, ya que el modelo estaba destinado, principalmente, al mercado norteamericano, donde gustan mucho los vehículos familiares, grandes y potentes.

La gama diésel la componían el R 280 CDI y el R320 CDI, ambos como bloques V6 de 187 y 220 caballos de fuerza, respectivamente.

Las opciones de gasolina eran el R 280, R 350, R500 y R63 AMG, con 227, 268, 301 y 503 equinos, respectivamente. El R280 y R350 tenían mecánicas V6, mientras que el R500 y el AMG eran V8.

Más tarde, el R500 recibiría un nuevo motor que llegaba a los 382 caballos de fuerza.

Todos los motores se asociaban a un cambio automático 7G-Tronic de siete relaciones que transferían toda la potencia a las cuatro ruedas de manera permanente.

Gracias al sistema de control electrónico 4ETS, al ESP y a la suspensión neumática del eje trasero el nivel de seguridad y confort en carretera era elevadísimo.

Adicionalmente, estaba disponible la suspensión Airmatic con amortiguadores adaptativos.

Mercedes Clase R

Un producto redondo que no funcionó

El Mercedes Clase R era un vehículo excepcional que llegó en el momento menos oportuno, cuando los monovolúmenes dejaban de interesar y antes de que aparecieran los SUV y crossovers.

Las ventas nunca fueron buenas, con cifras ridículas la mayoría de los años que estuvo en el mercado.

El mejor año, 2007, cuando quiebra Lehman Brothers, solo se vendieron algo más de 13,000 unidades.

Ya entonces, Mercedes trabajaba en un sustituto para el modelo.

No obstante, en 2011 la compañía alemana presentó un lavado de cara, pero el Clase estaba sentenciado de muerte y fue retirado del mercado europeo en 2013.

Manteniéndose un poco más en Estados Unidos y China.

¿Qué habría sido del Clase R si hubiera nacido una década después?

Nunca lo sabremos, pero es probable que, ahora que está de moda eso de mezclar varios segmentos en uno, quizá habría cosechado un mayor éxito.

Por: Álvaro Escobar – Auto Bild España

Mercedes-Benz EQXX tiene interiores con espíritu mexicano