Nuestros sitios
Compartir

La increíble historia del Mitsubishi 3000 GT

Por: Luis Arteaga 26 May 2021
Mitsubishi 3000 GT escribió su historia en la época dorada de los deportivos japoneses.

					La increíble historia del Mitsubishi 3000 GT

A finales de los años ochenta y principios de los noventa, los deportivos japoneses vivieron una auténtica época dorada y Mitsubishi estuvo ahí.

Las marcas nos deleitaron con una serie de deportivos fruto de su empeño por encontrar un buque insignia que las representase.

Este video te puede interesar

Gracias a aquella búsqueda nació el Honda NSX, el Toyota Supra, el Nissan 300 ZX, el Mazda RX-7… o el Mitsubishi 3000 GT: esta es su increíble historia.

En 1987, la marca japonesa presentó un prototipo cuajado de tecnología puntera y con una trabajada aerodinámica activa:

El HSR era el preludio de lo que estaba por llegar. Mitsubishi aprovechó gran parte del desarrollo para concebir un deportivo capaz de humillar a muchos.

Incluso hoy en día, con permiso del Porsche 911 Turbo S, es complicado encontrar en un mismo modelo aerodinámica activa.

Que además tenga tracción total permanente, dirección en las cuatro ruedas y suspensión adaptativa.

El Mitsubishi 3000 GT (1990-2000) era un coupé de cuatro plazas (2+2) que medía 4,60 metros de largo y pesaba 1.800 kilos.

Demasiado para la época, sí, pero toda su tecnología tenía un peso. Y un precio.

Los japoneses (que lo comercializaron en su mercado como Mitsubishi GTO) se basaron en el chasis de las berlinas Sigma:

Efectivamente, el motor estaba ubicado en la parte delantera de forma transversal.

La increíble historia del Mitsubishi 3000 GT 0

Más 290 caballos de fuerza del Mitsubishi 3000 GT

Los ingenieros japoneses se enfrentaban al reto de aportar agilidad a un deportivo pesado.

Para ello diseñaron un sistema con el eje trasero dotado de dirección y añadieron un labio frontal que se desplegaba.

Así como un spoiler trasero activo que se inclinaba quince grados más cuando se superaba los 80 km/h para, así, aumentar la carga aerodinámica.

Las suspensiones, por su parte, tenían amortiguadores de tarado variable electrónicamente.

El encargado de impulsar al Mitsubishi 3000 GT era un V6 atmosférico de 222 caballos de fuerza con tracción delantera en las versiones de acceso.

Las tope de gama estaban equipadas con un V6 que elevaban la potencia hasta los 281 hp y hasta los 320 posteriormente.

En este caso contaban con un sistema de tracción integral que transmitía la potencia a las cuatro ruedas con un reparto inicial del 45% para el eje delantero y del 55% para trasero.

Aunque variaba electrónicamente según las condiciones.

Mitsubishi 3000 GT

Los cambios

En 1995 llegaron los primeros cambios. Para poder adaptarse a las nuevas normativas, Mitsubishi diseñó un nuevo frontal con el que se perdieron los faros escamoteables.

Además se dio la bienvenida a unos fijos de doble parábola carenada.

Un año después eliminaron el sistema de aerodinámica activa para reducir el peso y el precio:

A cambio, el 3000 GT ganó potencia y una nueva caja de cambios manual de seis velocidades.

Era más prestacional, pero había perdido parte de aquello que le convertía en un deportivo genuino.

A pesar de su peso, de los recurrentes fallos electrónicos y de su precio (era uno de los modelos japoneses más caros), el Mitsubishi 3000 GT se vendió bien.

Hoy en día es un modelo bastante cotizado: si quieres una unidad tendrás que preparar unos 20.000 euros.

La increíble historia del Mitsubishi 3000 GT 2

Las versiones especiales

El Mitsubishi 3000 GT tuvo algunas ediciones especiales. Una de ellas fue la MR (Mitsubishi Racing), que sólo estuvo disponible en Japón.

Era una versión más ligera porque se deshicieron de la aerodinámica activa, del escape activo o de las cuatro ruedas directrices.

Contaba con una caja de cambios con los desarrollos más cortos y calzaba unas llantas BBS.

Entre 1995 y 1996 llegó el 3000 GT Spyder. O lo que es lo mismo: la versión descapotable, que era aún más cara y por eso se vendió poco.

Su techo duro retráctil tenía un complicado y pesado sistema que sólo mejoraba el coche en una cosa: el reparto de pesos que, con él, era de 50/50.

Y, por último, en Estados Unidos se vendió el Dodge Stealth fruto del acuerdo de cooperación que, en ese momento, existía entre Mitsubishi y Chrysler.

El resultado fue la creación de la empresa Diamond-Star Motors y el Stealth fue uno de sus primeros lanzamientos.

Por: Elena Sanz Bartolomé – Auto Bild España

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño
Descarga AQUÍ el especial del mes BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?