Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Actualidad

La maldición del auto en el murió James Dean

Por: Luis Arteaga 30 Sep 2020
Dean no fue la única víctima del Porsche 550 Spyder, la leyenda habla de otros afectados.

						La maldición del auto en el murió James Dean

El 30 de septiembre de 1955 el actor estadounidense James Dean perdió al vida a bordo de un Porsche 550 Spyder, lo que inició la leyenda de la maldición del ‘Little Bastard’.

El Porsche Taycan ya está disponible en México

‘Little Bastard’ fue el nombre que James Dean le dio al auto 9 días antes de morir y en el que sería el protagonista de uno de los accidentes más famosos.

Este video te puede interesar

Aquel fatídico día, Dean chocó contra un Ford Custom Tudor que conducía un joven llamado Donald Turnupspeed, perdiendo el control del auto e impactando contra un poste.

Tras la muerte de Dean, su amigo George Barris se quedó con los restos para repararlo como un tributo a su amigo.

Pero nunca se imaginó que esa decisión sería el inicio de la maldición del ‘Little Bastard’.

El Porsche 550 Spyder de James Dean

Foto: Porsche

El auto de James Dean cobró más vidas

Cuenta la leyenda urbana que cuando los restos del auto fueron llevados al taller de Barris, las cuerdas de la grúa se rompieron.

Esto provocó que los restos de auto cayeran encima de uno de los mecánicos rompiéndole ambas piernas.

Espantado por lo sucedido, Barris ya no quiso reparar el auto como lo tenía pensado y decidió venderlo por piezas.

El motor fue para Troy McHenry, el chasis se lo quedó William Eschrid y las ruedas, para un joven neoyorquino que se presentó en su taller interesado en los neumáticos.

Todos ellos iban a competir usando las piezas del auto que fuera de James Dean, pero la desgracia llegó para todos ellos.

McHenry perdió la vida luego de impactar su auto con un árbol. schrid fue gravemente herido tras salirse del trazado en la competencia.

Mientras que el joven que se llevó las ruedas, no pudo llegar porque una de los neumáticos reventó, causando un accidente.

Pero la maldición no quedó ahí, pues un hombre que intentó robar el volante del taller de Barris perdió un brazo en el atraco

Y si eso no fuera suficiente, un incendio carbonizó todo el taller, excepto lo poco que quedaba de ‘Little Bastard’.

Esos restos actualmente se exponen para tomar a James Dean como ejemplo de lo que puede ocurrir cuando se maneja a exceso de velocidad.

A pesar de que esta información no está confirmada, es una leyenda urbana que se cuenta localmente y ha trascendido durante los años.

6 claves para conocer el nuevo Porsche Panamera 2020

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño
Descarga AQUÍ el especial del mes BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño ¡Descárgalo GRATIS!