Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Actualidad

Mercedes-AMG E 63: recibe actualización de media vida

Por: Redacción AutoBild 18 Jun 2020
Para este facelift del Mercedes Clase E, ahora hay E 63 y E 63 S. Mercedes-AMG E 63: el mismo rendimiento pero con más comodidad.

						Mercedes-AMG E 63: recibe actualización de media vida

Para este facelift del Mercedes Clase E, ahora hay E 63 y E 63 S. Mercedes-AMG E 63: el mismo rendimiento pero con más comodidad.

Mercedes-AMG hace que el E 63 4Matic + se ajuste a la segunda mitad de su vida generacional. El Power-Benz se beneficia de las actualizaciones de la Clase E normal y ha sido sazonado con todo tipo de ingredientes AMG. El modelo está disponible en dos niveles de rendimiento: una variante básica y una S. Además de una carrocería renovada y un infotainment modernizado, el E 63 tiene un chasis ajustado que ahora debería ser mucho más cómodo.

Mercedes-AMG E 63: luces más angostas y parrilla Panamericana

Este video te puede interesar

La cara del E 63 se adapta al lenguaje de diseño AMG actual. Con sus faros LED más estrechos y la nueva parrilla Panamericana, recuerda al AMG GT de cuatro puertas. La parrilla y el faldón delantero están diseñados para mejorar el enfriamiento y reducir la carga aerodinámica y la resistencia.

En la parte trasera, el sedán recibe las luces traseras nuevas, más planas y divididas. Similar al faldón delantero, también hay un cierre ornamental en la parte trasera, que está incrustado en el difusor  y enmarca los tubos de escape. Si deseas refinar tu AMG con fibra de carbono, puedes elegir entre dos paquetes combinables.

Interior: volante con radios dobles

El interior es similar al de la Clase E normal. La diferencia más obvia es el sorprendente volante performance con puntales dobles horizontales. Hay áreas táctiles para operar el grupo de instrumentos, el infoentretenimiento, el control de crucero y la conexión telefónica.

El modelo S tiene dos mandos redondos para los programas de conducción de serie en el volante. Las paletas de cambio en el volante ahora son más grandes y más bajas. El sistema de información y entretenimiento MBUX con dos pantallas conectadas de 10.25 pulgadas ahora también es estándar en el E 63. Las pantallas del modelo S miden 12.25 pulgadas. Los modos específicos de visualización para los instrumentos llamados “Modern Classic”, “Sport” y “Supersport”, en los que “Supersport” tiene un gran contador de revoluciones central. Un menú AMG proporciona varios datos de conducción y vehículos relevantes para el rendimiento.

Chasis y frenos

La mayor parte del trabajo se destinó a la revisión del chasis. Se instalaron rodamientos de goma más suaves y la suspensión neumática de tres cámaras se ajustó con amortiguadores adaptativos. El E 63 ahora debería ofrecer una comodidad significativamente mayor. El conductor todavía tiene la opción de elegir entre los ajustes de suspensión “Confort”, “Sport” y “Sport Plus”, por lo que la extensión ahora debería ser más claramente perceptible. Al menos en “Sport” y “Sport Plus”, según Mercedes-AMG, la clase E no ha perdido nada de su precisión. En cuanto a los frenos se utilizan discos compuestos con un diámetro de 360 ​​milímetros en los ejes delantero y trasero, mientras que el modelo S tiene 390 milímetros en la parte delantera. Un freno de cerámica con discos aún más grandes está disponible como opción.

Motores del Mercedes-AMG E 63

Nada cambia los motores. Su embrague de arranque húmedo, que es necesario para arranques de carrera y tiempos de cambio rápidos, aparentemente no se puede combinar con un motor eléctrico por lo que descarta estas motorizaciones.

El conocido biturbo V8 de cuatro litros se encuentra en proa en dos niveles de rendimiento diferentes. La versión básica continúa entregando 571 hp y 553 lb-pie, el modelo S, como de costumbre, tiene 612 hp y 627 lb-pie. Según Mercedes-AMG, el rendimiento se mantuvo igual para garantizar una buena capacidad de conducción y al mismo tiempo mantener una distancia respetuosa del AMG GT de cuatro puertas. Para esto, el E 63 S sedán de serie alcanza 300 km/h, el base todavía está limitada a 250 km/h.

El Mercedes-AMG E 63 S sedán pasa de 0 a 100 km/h en 3.4 segundos, en la versión básica es de 3.5 segundos.

Mercedes Benz GLB 2020: primer contacto en México

¿Qué tema te interesa?