PUBLICIDAD
Tripleta de colores para el Shelby GT500

Shelby GT500 2020: el rey vuelve y ahora con 700 HP

Escrito por: Ernesto Roy Ocotla (@roybild)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

En el marco del Salón de Detroit 2019 y en un momento histórico para la feria automotriz por ser la última vez que se celebre a principios de enero, con nieve y frío incluidos, Ford devela el auto de producción más potente en toda su historia. Así, encontramos un Shelby GT500 que no sólo se ve impresionante, sino que promete un desempeño nada indulgente.

Durante la presentación se aclaró que se trata de un vehículo completamente legal para rodar en ciudad con toda normalidad, si por “normal” consideramos traer entre manos un vehículo de más de setescientos caballos de fuerza.

PUBLICIDAD

Shelby GT500 burn out en el desierto

Cifras de locura

Tomando como base el bloque de aluminio del GT350, es decir un V8 de 5.2 litros, Ford Performance dotó al GT500 con un supercargador para elevar la potencia hasta superar los 700 caballos. Por el momento las cifras no han sido especificadas del todo, pero saber que supera esa barrera abre la mente a un mundo de posibilidades. ¿Será que intentarán algún récord en Nürburgring?

Tal vez el sin sabor, hasta cierto punto, es la nula existencia de una opción de transmisión manual. Con el objetivo de mejorar su desempeño en pista, Ford se inclinó por una transmisión automática TREMEC de doble embrague, con siete cambios, que hará la transición de velocidad a velocidad en menos de 100 milisegundos. Esto permite la incorporación de otros modos de manejo con diferente calibración e incluso la función “Line Lock” para bloquear el eje delantero mientras se hace un burn out con las llantas del eje posterior; así como un modo “Launch Control” que le permite llegar de 0-100 km/n en una media de 3.5 segundos.

Se presenta el Shelby GT500 con 700 caballos

Y también da vuelta…

Por otro lado, la experiencia de la división Ford Performance en el mundo de la competición con el Ford GT y el Mustang GT4 han permitido compartir tecnología con el GT500 para que no sólo se trate de un gran motor que enamore en línea recta, pero que vire y frene en consecuencia.

En el tema de frenos, están firmados por Brembo y representan los discos delanteros más grandes hasta ahora montados en un Ford de calle. Son ventilados, tienen un diámetro de 420 mm y pinzas con seis pistones en la parte delantera. Ofrecen 30% más masa térmica que el GT350, lo que permite menor fatiga y temperaturas de funcionamiento superiores.

Frenos y rin del GT500 a detalle

Hablando de neumáticos, habrá dos opciones. Las de “serie” son Michelin Pilot Sport 4S, mientras que también se pueden elegir unas Pilot Sport Cup 2 de mucho mayor adherencia.  Los esquemas de suspensión fueron revisados en cuanto a geometría y se integra el sistema de amortiguación adaptativo MagneRide. Los componentes son más ligeros y también se cambió la dirección asistida electrónicamente.

A nivel equipamiento se ofrecen dos tipos de enfoques. El de base se llama Handling Package y ofrece elementos ajustables, como también alerón tipo Gurney (o de flap invertido para generar el famoso “efecto suelo”), que contribuye a mejorar la carga aerodinámica en el eje posterior. El segundo nivel, y el más radical, es el Carbon Fiber Track Package que suma rines de fibra de carbono de 20 pulgadas calzados con las Michelin Sport Cup 2 y alerón completamente ajustable, heredado del Mustang GT4. En este último nivel se prescinde del asiento trasero.

Shelby GT500 aleron trasero de carbono

Un Shelby con mucha aerodinámica

Si algo tenía el GT500 de hace una generación es que exigía respeto. Desde la rigidez del clutch (que vaya que extrañaremos en el actual, por más efectiva que sea la doble embrague) hasta ese nerviosismo del eje trasero que llegaba con el exceso de confianza al presionar el acelerador. El actual propone otro tipo de intimidación. De esa que te atrae seductoramente hasta que descubres el ritmo al que circulas. O al menos así se lee desde la teoría.

La aerodinámica es otro punto que ha sido cuidado y eso queda en evidencia al ver el frente del GT500. La superficie de refrigeración con respecto al GT350 es 50% mayor. Además los materiales y compuestos han sido planteados para mantener una dinámica de fluidos que de aire a montones al V8 supercargado. La parte trasera con los alerones diferenciados son otro de los puntos donde queda en evidencia el desarrollo hecho en el centro técnico de la división de competición ubicado en Carolina del Norte.

Por el momento el único dato referente a la presentación, en Estados Unidos, es que será para el otoño del presente año, lo que quiere decir que probablemente sea para finales del mismo 2019 cuando lo podamos ver en nuestro país.

Shelby GT500 en el desierto

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD