PUBLICIDAD

El retorno del rey, Alpine A110

Escrito por: Anaid Magnani (@_aniima)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Texto: Ernesto Roy

El nombre, de leyenda, lo tiene todo. Basta con mencionar que el A110 de 1973 estaba tan bien pensado y tenía tanto ingenio debajo de esa hermosa silueta que se convirtió en el primer ganador del Campeonato Mundial de Rallies. Con la reinterpretación actual, el preparador francés que forma parte de Renault, nos da una clase un tanto a contracorriente de las tendencias actuales. En lugar de preocuparse por la potencia, el A110 se trata de peso. Por ello, el 96% de los materiales de construcción se reducen en aluminio, lo que provoca que nos encontremos con un biplaza con motor central de tan sólo 1,178 kg. Además, las dimensiones de 4.1 metros de largo 1.8 de ancho, y 1.25 metros de alto hacen de éste un auto ligeramente más grande que un Alfa Romeo 4C, pero considerablemente más corto que un Porsche 718 Cayman.

En temas de motorización, encontramos tras los asientos un cuatro cilindros en línea de 1.8 litros, turbocargado, que produce 250 HP y 236 lb-pie de torque. No existe un diferencial autoblocante, pues esto implicaría aumentar el peso, como tampoco hay opción a una transmisión manual. Sólo se encuentra una de doble embrague, Getrag, de siete marchas muy ligera y de rápido funcionamiento.

La edición Première que observas en imágenes está limitada a mil 955 unidades, ya todas vendidas, con detalles estéticos como Rines de 18” firmados por Otto Fuchs o asientos Sabelt prácticamente de competición.

Galería:

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD