PUBLICIDAD

Historia del SEAT Ibiza

Escrito por: Redación AutoBild

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Las cinco generaciones del Seat Ibiza ya superan los 30 años de vida. Desde 1984, el modelo español ha marcado los primeros pasos de muchos jóvenes conductores. Hoy en día sigue dando guerra.

PUBLICIDAD

Las generaciones del Seat Ibiza muestran la evolución de un coche enfocado sobre todo a los más jóvenes. La historia del Seat Ibiza se remonta a 1984, cuando llega la primera versión del modelo español. El utilitario de Seat es uno de los pilares del éxito de la compañía que, junto al Seat León, representan los dos pilares fundamentales sobre los cuales se estructura la gama de modelos actual del fabricante.

Seat Ibiza 1 – 1984

Volkswagen había rechazado el proyecto para su nuevo Golf, así que esos trazos formaron parte del Seat Ibiza 1. Construido sobre la base del Seat Ronda (de ahí que fuera tan amplio en su interior), fue directo al Salón de París, donde tuvo una gran repercusión. ¿Sus rasgos distintivos? Algunos ya nunca más se repetirían en las sucesivas entregas, como la única escobilla del limpiaparabrisas, las rejillas del cofre o la rueda de repuesto localizada justo al lado del motor. Hay otros detalles más pequeños pero igualmente interesantes, como la tapa del depósito, que iba a la izquierda (a la derecha en el resto de las generaciones del Seat Ibiza), o sus amplias ventanillas laterales, que le otorgaban una gran visibilidad circular.

En 1991 se actualizó ligeramente y dejó atrás esos faros cuadrados tan característicos para adoptar unos más estilizados. De la primera generación del Ibiza se vendieron 1’308,461 unidades, de las cuales 364,146 lo hicieron en España. Un año más tarde se convertía en el coche oficial de los JJOO de Barcelona 92, y en abril de 1993 se producía la última unidad en la planta de Seat en la Zona Franca de Barcelona.

Seat Ibiza 2 – 1993

Nacía así la segunda generación del Seat Ibiza, que hasta la fecha ha resultado ser la de mayor éxito. Unos 20 cm más largo, el Seat Ibiza 2 se construyó sobre la plataforma del Polo. Eso propició que los acabados dieran un notable salto de calidad, ofreciendo una mayor sensación de robustez en su interior.

Giugiaro se encargó nuevamente de su diseño: huyó de los ángulos rectos de la anterior generación y por primera vez aparecieron formas más redondeadas, como en los intermitentes. La acogida de la segunda generación superó las expectativas (ofreció por primera vez la versión GTI de 130 hp) y su estilo sirvió como punto de partida para los Seat Córdoba e incluso para el Seat Inca, el pequeño comercial de la marca española.

Al igual que en la generación anterior, el Seat Ibiza 2 también tuvo su puesta al día estilística, que llegó en 1996 (solo cambiaron las fascias) y un restyling más profundo en 1999 (cambiaron muchos elementos del interior y del exterior). Esta segunda generación sirvió a Seat para mostrarle al mundo lo que eran capaces de hacer, con versiones deportivas como el Cupra (2.0 16V de 150 hp) y el GT TDI (1.9 de 110 hp).

Seat Ibiza 3 – 2002

Tras nueve años y 1’522,607 unidades producidas (545,120 vendidas en España), el Seat Ibiza 2 dio paso a la tercera generación del Seat Ibiza, pintada por Walter da Silva y que arrancó en 2002 ya con el nuevo logo de la marca. La ruptura de estilo es notable y las curvas se imponen a los angulosos remates de los anteriores modelos. Las defensas y la parrilla partida se redefinen y las líneas sobre el cofre quedan todavía más marcadas.

Por primera vez en toda la historia del compacto de Seat, el nombre Ibiza queda serigrafiado en el centro del portón del maletero, que también se abre levantando el mismo logo. Los retrovisores exteriores tienen un diseño más trabajado y el final de la ventanilla trasera queda mucho más redondeado. Rozando ya los cuatro metros, el Seat Ibiza 3 volvió a servir de base para el Córdoba (lo haría ya por última vez) y las versiones más deportivas, como los Cupra y FR, supusieron un rotundo éxito en algunos mercados como el inglés.

En 2006, la tercera generación del Seat Ibiza le imprime un ligero restyling y se estrena la versión Ecomotive de bajo consumo. Esta fue la menos vendida (1’221,190 unidades, 393,532 en España), y solo duró seis años en producción. En 2008, Seat decidió lanzar la cuarta generación.

Seat Ibiza 4 – 2008

El diseño de la cuarta generación del Seat Ibiza tiene nombre propio: Donckerwolke. Su lápiz ha sabido interpretar el ADN de la marca española en cuanto a deportividad y juventud. Para el Seat Ibiza 4 vuelven las formas angulosas y las líneas más marcadas del lateral de la carrocería, así como el de la ventanilla trasera.

El tablero queda resuelto en bloques separados, con el radio en la parte superior y el climatizador en la zona baja. El uso de plásticos de distinto tacto se reparte por las puertas y la consola central. Como las anteriores, la cuarta generación del Ibiza también ha tenido su respectiva actualización y ha contado con diferentes versiones deportivas en los acabados FR, con el máximo exponente en el Seat Ibiza Cupra que montó un motor turbo de 1.8 litros con 192 hp como tope de gama. Además, fue el primero de los Ibiza en ofrecer una variante familiar denominada Sport Tourer (ST).

Presentó diversos restyling a lo largo de sus nueve años en activo, siendo el último de ellos en el Salón de Barcelona de 2015, donde se introdujeron diferentes cambios menores en el diseño exterior, con mayor grado de personalización también en el interior y más equipamiento, como una pantalla táctil mejorada para el sistema de infoentretenimiento que heredaba de sus hermanos mayores y la inclusión de un puerto USB tan demandado por los jóvenes clientes amantes de la música y la conectividad. Sin embargo, el Ibiza 4 ya mostraba signos de antigüedad y la llegada de la quinta y actual generación se hacía ya inminente el año pasado.

Seat Ibiza 5 – 2017

Finalmente, ha sido apenas unas semanas antes de la apertura del Salón de Ginebra 2017, donde debutó públicamente, cuando fue revelado el nuevo Seat Ibiza, la que es la quinta generación del exitoso utilitario español tras más de 33 años en el mercado. El Ibiza 5 recorta distancias con su hermano mayor, el Seat León, del que adopta la mayor parte de sus rasgos de diseño y hace que se convierta en una versión miniaturizada del compacto de segmento C.

El Seat Ibiza 5 presenta ahora líneas angulosas, con faros full LED en el frontal, marcadas líneas laterales y un trasero propio, en la que se ha inspirado el que es ya el segundo SUV de la marca, el Seat Arona. El diseño corre a cuenta del equipo de diseño de Seat, el cual está capitaneado por Alejandro Mesonero-Romanos. Tomo como base la nueva plataforma modular MQB A0, es 87 mm más ancho (ahora 1,780 mm), dos milímetros más corto (ahora 4,059 mm) y uno más bajo (1,444 mm) que el Ibiza anterior. La distancia entre ejes aumenta 95 mm hasta situarse en 2,564 milímetros.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD