PUBLICIDAD

Prueba: Volkswagen Jetta 2019

Escrito por: Anaid Magnani (@_aniima)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Texto: Raúl Ferra

Después del Vocho, Jetta es el auto con más éxito en ventas y de mayor arraigo, por lo menos en nuestro país.  Esta séptima generación promete conquistar nuevamente el segmento en el que compite.

Uno de los autos más importantes que el grupo Volkswagen tiene en sus filas es Jetta. Y esto es por diversas razones; es un auto que se produce en la planta de Puebla y que en los 90 tuvo gran aceptación entre los que gustan de los vehículos que grupo VAG produce.

Ya son siete generaciones y más de 17 millones comercializadas alrededor del mundo. ¿Es exitoso? Lo ha sido desde la primera vez que vio la luz, y en mercados como el nuestro aún más. En américa latina disfrutamos los autos con cajuela y muchas veces sacrificamos el manejo. Pero la mercadotecnia también tuvo mucho que ver en esto. ¿Recuerdan, o alguna vez escucharon de una campaña que hicieron para anunciar Jetta? “Casi todos tenemos un Jetta… por lo menos en la cabeza”, un golpe letal para sus contendientes, ya que de allí se convirtió en un objeto de deseo.

Siete entregas después vemos un vehículo maduro, con una nueva personalidad en todos los sentidos. Un nuevo lenguaje de diseño, el cual está cada vez más alineado a lo que Volkswagen hace con el resto de los modelos que ofrece. No podría negar mi sorpresa cuando vi por primera vez este sedán, básicamente toda la nueva imagen recae en la parrilla y creo que eso fue lo más controvertido, pero bueno… es una evolución; el grupo de luces también es nuevo y le integraron LED. De la parte lateral me gustó la forma y esa línea que cruza por ambas puertas iniciando por la salpicadera y terminando en la cajuela… le da un aspecto rudo y, por supuesto, una gran personalidad. En la parte trasera resaltan mucho las calaveras y más porque el ámbar de las direccionales es del tono de un VW de los 90. Algo muy curioso: la nueva generación de rines.

PUBLICIDAD

El interior sorprende. Desde hace mucho tiempo VW ha trabajado en hacer y poder ofrecer interiores de gran calidad con acabados que pocos podrían ofertar. Destaca la pantalla táctil al centro del tablero y la combinación de materiales que son de plásticos suaves y acentos en fibra de carbono, así como los asientos en piel con opción a memorizar su posición. El sistema de infotenimiento es completo: tiene opción de Apple Car Play o Android Auto, que dependerá cuál sistema de Smartphone tengas. El espacio es complaciente, tanto en la parte delantera como en la parte de atrás, y bueno… la cajuela es enorme. Justo me detendré aquí: si hay algo que caracteriza a la marca alemana son los acabados y la forma tan inteligente para cubrir las imperfecciones, o bien los puntos de soldadura y los cables, pero en este modelo no tuvieron ese cuidado, y lo digo sorprendido. Pude ver algunos detalles que me obligan hacer estos comentarios, y fueron en la tapa de la cajuela y los cables de las calaveras… en fin, son cosas que marcan diferencia.

Motor

Sabiendo VW, que el resto de los competidores llegarán con nuevas propuestas mecánicas, ellos apostaron por un motor de 1.4 L turbo. Sí, ese motor que está en diversos autos del grupo y que les ha dado muy buenos resultados. Nosotros lo tuvimos a prueba y sentimos todas sus capacidades, tanto mecánicas como dinámicas; en esta última también hay comentarios que podrían mejorar. El eje trasero rígido sigue vivo, y lo digo porque pensé que ya se habían olvidado de él; si recuerdan ya tenía suspensión independiente y eso provoca un subviraje, ¡claro!, eso puede suceder cuando vas en carreteras con muchas curvas y si no tienes la precaución debida. El resto de la conducción me parece razonablemente bien, los cambios de marcha son suaves, la entrada del turbo es suave y apoya muy bien cuando el motor lo necesita. La suspensión delantera hace un trabajo cumplidor, el frenado es bueno, la dirección comunica bien con las ruedas delanteras. El trabajo de insonorización es bueno, creo que es de los mejores autos que aíslan el ruido. Jetta tiene una gran historia y eso podría aprovecharlo muy bien para colocarlo dentro de los primeros lugares en venta. Jetta ha dejado de ser un auto económico por todo el equipamiento con el que cuenta, y si a esto le sumas que viene montado en la plataforma MQB, ¡qué gran evolución!

Opinión: Raúl Ferra

Todos nos preguntamos: ¿por qué regresar al eje rígido? Y es que en carretera puedes sentir que pierdes la parte trasera.  Me gusta el conjunto del interior, el tablero y la pantalla. El diseño exterior también sobresale y le da un aire más fresco.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD