Playboy Donde Ir Open Futbol Total Autobild Bleu & Blanc Cocina Vital Gourmet de México Diabetes Juntos x ti Soy Grupero Mujer de 10 Somos CDMX
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
PUBLICIDAD

Test Drive: Cadillac Super Cruise

Escrito por: Redación AutoBild

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Hace poco, durante el fin de semana de presentación del nuevo Cadillac XT4, tuvimos la oportunidad de ponerle las manos encima a un CT6, un sedán de grandes dimensiones y gran lujo que no se venderá en nuestro país, pero que sin duda es un vehículo que se debe manejar al menos una vez en la vida. Cuál sería nuestra sorpresa al enterarnos que el motivo de que dicho CT6 estuviera a nuestra disposición no era una prueba de manejo común y corriente, sino la experiencia de usar el nuevo Super Cruise, un control crucero adaptativo súper vitaminado con el que Cadillac planea equipar a toda su gama para 2020.

Contrario a lo que se podría pensar, el Super Cruise no es un sistema de manejo autónomo; se trata de una asistencia al conductor, es decir, necesita de la intervención y atención del piloto para mantenerse en línea, su funcionamiento se basa en el control crucero adaptativo, que regula la distancia y velocidad con referencia al vehículo situado inmediatamente enfrente de ti. Además echa mano de una base de datos recolectada por medio de navegadores y satélites para ubicarse en un lugar en el espacio. Una vez que detecta que se encuentra en un freeway y no en una vía secundaria, lanza una alerta visual para ser activado.

Con las cámaras y sensores frontales ‘lee’ el camino para situarse en medio de un carril y una vez que se activa es capaz de seguir la trayectoria del camino en el que el vehículo se encuentra. Puede tomar curvas con gran precisión, acelerar y frenar para conseguir la velocidad crucero preestablecida por el conductor. Además, durante todo el tiempo en el que el sistema se encuentra funcionando, una cámara situada sobre la columna de la dirección ‘lee’ la cara del conductor para asegurarse de que está prestando atención al camino, de no ser así, lanza tres niveles de advertencia:

La primera es visual, por lo que la tira de LED colocada en la parte superior del aro del volante se ilumina en color rojo, la segunda advertencia va acompañada de la misma señal visual, además el asiento comenzará a vibrar y una alarma sonora se hará presente. Si el conductor toma el volante, el sistema se desacoplará dejándole el control completo del vehículo, de no ser así se activará la alerta de tercer nivel: el volante parpadeará en rojo, en el centro de comando se anunciará que el sistema debe desacoplarse y no se podrá usar hasta que se vuelva a encender el motor, si el conductor aún no toma el control, una voz ordenará fuerte y claro que se debe tomar el volante, el vehículo comenzará a desacelerar hasta detenerse por completo en el carril en el que se encuentra, no sin antes encender las luces intermitentes y hacer una llamada de emergencia a OnStar.

Este sistema te permite disfrutar de largos tramos de carretera sin necesidad de tomar el volante ni utilizar los pedales de acelerador y freno, pero es indispensable mantenerse alerta en todo momento, pues al no tratarse de conducción autónoma, el vehículo no evitará obstáculos cambiándose de carril, pues solo frenará hasta detenerse completamente.

PUBLICIDAD

En caso de que quieras cambiar de carril basta con encender las direccionales y una vez que el volante destelle en azul, tomar el control y realizar la maniobra, cuando el vehículo se encuentre en el centro del carril, el Super Cruise se volverá a activar y podrás seguir una marcha relajada. Es importante destacar que en caso de tomar una salida del freeway el sistema devolverá el control al conductor pues solamente se mapean las autopistas.

Para que el Super Cruise funcione óptimamente se deben tener activos el control crucero adaptativo, la alerta de colisión frontal y las líneas del camino deben ser perfectamente visibles para las cámaras frontales.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD