PUBLICIDAD

Chevrolet Corvette ZR1 llega a México

Escrito por: Anaid Magnani (@_aniima)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

¡La bestia ya está en México!

Oficialmente llega el Chevrolet Corvette ZR1 a nuestro país. Convivimos con el en pista durante su lanzamiento.

El momento de la develación de esta nueva versión llegó apenas unos días después de haber tenido un encuentro en exclusiva para el siguiente número de AutoBild, el de nuestro décimo aniversario por cierto, para satisfacer nuestro deseo de más tiempo a bordo del que ahora se ha convertido en el Corvette más potente en la historia.

La sede fue Centro Dinámico Pegaso, en Toluca, Estado de México, donde se configuró una pista que permitiera momentos de aceleración, frenada a fondo y también curvas enlazadas que nos regalaran un mejor panorama de lo que plantea el ZR1 en lo dinámico de frente a competidores de gran abolengo como lo puede llegar a ser un Porsche 911 Turbo S, Mercedes-Benz AMG GT R, Audi R8 V10 Plus o algunos otros de marcas un tanto más “artesanales” como Ferrari, Lamborghini o McLaren, por mencionar solo algunos.

Similar a lo que sucede con el Nissan GT-R, uno de los grandes beneficios del Corvette ZR1 es la relación entre el precio y lo que se obtiene de beneficio. Estamos hablando que es un auto situado en $2,729,900; casi la mitad que algunos otros ejemplares germanos, y sin embargo sitúa sus cifras de desempeño al parejo de ellos.

Entrando en materia, el ZR1 hace uso de un Small Block V8 de 6.2 litros altamente modificado, desde la inclusión de sistemas de inyección directa y multipunto simultáneos, para alimentar tanto al motor como al supercargador Eaton, que por cierto es 50% más grande que aquel instalado en el ahora “terrenal” Z06.

La potencia se cierra en 755 caballos de fuerza y el par-motor en 715 lb-pie. Toda esa brutalidad va a las ruedas traseras mediante una transmisión manual de siete velocidades u automática de ocho relaciones, que es la que nos tocó manejar en el pequeño circuito de prueba.

PUBLICIDAD

Hay que remarcar que la utilización de fibra de carbono fue abundante para mantener el peso lo más bajo posible. Así mismo, al aumento de potencia y la reducción de masa, también se le debe sumar que las suspensiones fueron replanteadas con unos triágulos sobrepuestos en los cuatro extremos y que ha sido uno de los elementos que mas sorprende, no sólo por su precisión y trabajo en el circuito pero por la versatilidad para no resultar espartano en ciudad.

Detalles estéticos al exterior demarcan la capacidad casi infame del ZR1, aunque si se cambia el enfoque y se califica la funcionalidad, todo tiene un por qué. Las tomas de aire se acrecentaron para asegurar la correcta refrigeración no sólo del motor pero también de los frenos carbonocerámicos de seis pistones adelante y cuatro atrás que ofrecen un trabajo, me atrevería a decir, casi referente en cuanto a distancias. El tacto, además, es dosificable y constante aún cuando la exigencia crece en un circuito.

Siguiendo con detalles funcionales, tal vez el que más característico resulta es el enorme alerón trasero que si, es funcional y ofrece una carga aerodinámica de hasta 430 kg en el eje posterior, lo que provoca una mayor estabilidad en curvas a alta velocidad y también la mejoría en la capacidad de tracción de los neumáticos Michellin Sport Cup 2.

De los colores disponibles en nuestro mercado hay que resaltar el naranja Sebring, que es indicativo de una edición especial por el 65 aniversario del modelo y del cual sólo los 10 primeros ZR1 podrán acceder. No sólo el color exterior pero naturalmente detalles al interior.

Para el análisis más concienzudo, los invitamos a leer el numero 120 de Autobild México, donde además tenemos un artículo especial de décimo aniversario.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD