Noticias Lanzamientos
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.
PUBLICIDAD
Seat Tarraco, prueba en Marruecos

Contacto: Seat Tarraco en el desierto de Marruecos

Escrito por: Raul Ferra

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

El primer SUV All Space de SEAT ya es una realidad en Europa y no tarda en llegar a nuestro país. Tarraco está basado en la plataforma MQBA del grupo Volkswagen, misma que utiliza Tiguan y Skoda, aunque este último no se vende en México.

Por fuera

Físicamente, la SEAT Tarraco tiene muchas novedades y la parrilla es una de ellas. Grande, con detalles cromados como una nueva aplicación del logo en medio y es mayor dimensión. El grupo de luces es afilado, se alargan hacia los laterales y se ocultan en el cofre, eso visualmente provoca una imagen más agresiva. La parte baja de la fascia viene con entradas de aire y eso provoca que se vea mucho más ancho. Los faros antiniebla son muy parecidos a los de su hermana menor, Ateca, pero más alargados.

PUBLICIDAD

Seat Tarraco en nieve

Para no desentonar la lateral es agresiva, cruza una línea desde una de las salpicaderas y abraza toda la parte trasera, que le proporciona mucho dinamismo; ésta es muy emotiva, resalta el grupo de luces muy afilados además de que hay una línea que cruza de calavera a calavera que me remite a lo que actualmente está haciendo Audi y Porsche, un diseño muy limpio y bien logrado. La parte baja tiene un par de salidas de escape simuladas, pero que es un gran recurso para poder englobar el gran diseño que tiene.

 

Al interior

Una de las promesas que tiene este Tarraco es el espacio. Y sí, al momento de abrir la puerta de la cajuela te das cuenta que la zona de carga es realmente grande, son 760 litros de capacidad, y si abates la segunda fila se vuelven casi los 2000 litros de capacidad de carga, nada mal.

Seat Tarraco interiores tres filas de asientos

La distancia que existe entre el asiento delantero y la banca trasera realmente es amplia, una gran distribución. La combinación de los materiales está muy bien lograda. Atrás del volante las sensaciones cambian, la posición es buena y lo que miras a tu alrededor también lo es. Estamos frente una gran evolución en cuanto a soluciones de combinación de materiales, piel y simulación de madera es lo que tiene el tablero de Tarraco.

El volante tiene un muy buen tacto y agarre, la botonería se encuentra en la misma zona donde la palanca de cambios, una perilla para los modos de manejo. El clúster de instrumentos ahora es digital y viene de serie una gran pantalla que es táctil de 10 pulgadas, que por cierto está muy bien integrada al tablero.

Seat Tarraco detalle volante

Sobre la marcha

Como les decía, manejé un Tarraco en Barcelona por 500 kilómetros, venía equipado con un motor de 150 HP, transmisión manual de seis cambios y tracción delantera. Lo primero que me llamó la atención es lo fácil que te puedes acostumbrar a su manejo. Sí, es cierto, es el motor de entrada, pero eso no le quita lo bien que se comporta sobre el asfalto, es ágil, dinámico, absorbe muy bien las imperfecciones de los caminos.

Seat Tarraco prueba todoterreno

Mi trayecto fue de Barcelona con rumbo a los Pirineos Franceses, un trayecto largo pero muy divertido con muchas zonas de curvas, que me sirvieron para comprobar la rigidez del chasis, y de como se transforma cuando cambias de modo de manejo. La dirección es precisa, lo mismo que la suspensión, dentro del trayecto obtuve muchas sensaciones positivas, el gran nivel de insonorización y confort que se vive al interior.

 

Marruecos y Tarraco

Un día entero por el desierto de Merzouga, en el Sahara, y donde alguna vez se corrió el Dakar, justo en ese lugar se puso a prueba el Tarraco para demostrar de lo que es capaz, y vaya que lo hizo. Es difícil imaginar que un SUV que no está preparado para transitar por terrenos tan difíciles como lo es un desierto pueda hacerlo.

Seat Tarraco en la arena

 

Un lugar rodeado de dunas de poco más de 25 metros era el reto, subir y bajar sin que el auto se atascara y eso era lo complicado, pero el Tarraco que se puso a prueba fue el que monta el 2.0 L y que desarrolla 190 Hp, pero en la variante diésel AWD, y eso ayudó a que no tuviéramos contratiempos durante la ruta. La técnica de conducción sobre la arena es distinta, se debe mantener el pie derecho a fondo para nunca perder tracción, no debes pelearte con el volante porque pierdes fuerza en las ruedas. Para terminar con la ruta de arena recorrimos por más de 20 kilómetros una zona a la que le llaman mar de arena, y que hasta la fecha muchos pilotos que corren el Dakar la utilizan para entrenar allí, y esa fue una de las pruebas demandantes que tuve durante ese día.

Seat Tarraco trasera en Marruecos

Otra fue en un circuito natural para probar el sistema de acenso y descenso, pero igualmente para comprobar los ángulos de entrada y de salida, aunque no es auto propiamente para el 4×4, puede hacerlo, pero no le puedes exigir tanto. SEAT se aventuró a hacer un evento en un lugar donde sabía que Tarraco era capaz, aunque no es el lugar que normalmente podría habitar.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD