PUBLICIDAD
Porsche 911 Cabriolet en carretera

Porsche 911 Cabriolet (992), destapado y más capaz

Escrito por: Ernesto Roy Ocotla (@roybild)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Apenas a seis semanas de haberse presentado la octava generación del Porsche 911 llega la variante Cabriolet. Presentado en forma de prototipo por primera vez durante el Salón de Frankfurt de 1981, ésta nueva interpretación de la variante destapada se caracteriza no sólo por recibir los numerosos cambios propios de la octava generación del Porsche más famoso de todos (992), pero también específicos de éste tipo de carrocería.

Así, encontraremos que el Porsche 911 Cabriolet hereda los cambios en motorización de la variante Coupé, que son los nuevos puntos de montaje para el motor Bóxer de 3.0 lts turbocargado que produce 450 caballos de fuerza en la variante Carrera S y Carrera 4S, en las que se encontrará inicialmente el Cabrio.

PUBLICIDAD

Recordemos que los turbocargadores han sido reposicionados, como también los intercoolers, con el objetivo de mejorar la refrigeración. El sistema de inyección también ha sido mejorado.Los nuevos puntos de anclaje también permite que se mejore la rigidez torsional, algo de suma importancia en una variante con techo de lona abatible.

Porsche 911 Cabrio de frente

La transmisión es la famosa PDK, doble embrague, que ahora ofrece ocho velocidades y una nueva calibración más efectiva para las cotas del Carrera S. La tracción puede ser trasera (Carrera S) o integral (Carrera 4S).

En cuanto a cifras, el 911 Carrera S Cabriolet va de 0 a 100 km/h en tan sólo 3.9 segundos (3.7 con Sport Chrono) y llega hasta los 306 km/h. En el caso de la variante de tracción en las cuatro ruedas, el 0 a 100 km/h es una décima más rápida, registrando 3.6 segundos en las variantes con Sport Chrono; la velocidad máxima es de 304 km/h.

Menos turbulencia, más diversión

Hablando específicamente de la característica que da nombre a esta versión, el techo de lona es operable de manera 100% automática. Se han incluido algunos elemenos de magnesio para prevenir las turbulencias al interior cuando se rueda a altas velocidades e incluso un reflector de accionamiento automático para reducir la cantidad de viento que llega a la nuca del conductor.

Interior del Porsche 911 Carrera S Cabriolet

El sistema de abatimiento puede activarse en movimiento a una velocidad de hasta 50 km/h. Además, se ha mejorado el sistema hidráulico con respecto a la generación pasada, para lograr un procedimiento que toma poco más de 12 segundos.

También habrá que mencionar la llegada del sistema Porsche Active Suspension Management (o PASM) a la variante Cabrio del 911. Se encarga de controlar el roll de la suspensión con el objetivo de ampliar la capacidad de giro a altas velocidades. De esta manera se aprovechan al máximo los nuevos ajustes de suspensión, que incluyen amortiguadores más cortos y duros así como barras estabilizadoras más rígidas.

Porsche 911 Cabrio estática superior

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD