Noticias Lanzamientos
Estás leyendo:
Motorsport Mini Rally Experience: manejamos en terracería ¡al límite!
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Motorsport

Mini Rally Experience: manejamos en terracería ¡al límite!

Algunos planetas se alinearon. Las fechas cercanas con la realización de La Carrera Panamericana, que MINI contribuya con la categoría PANAM Challenge y que Benito […]
Escrito por: Redacción AutoBild
Mini Rally Experience: manejamos en terracería ¡al límite!

Algunos planetas se alinearon. Las fechas cercanas con la realización de La Carrera Panamericana, que MINI contribuya con la categoría PANAM Challenge y que Benito Guerra Jr., en estos momentos contendiente al título de la categoría WRC2 del Campeonato Mundial de Rallies, sea el nuevo embajador deportivo de la marca inglesa, generaron que se celebrara el Mini Rally Experience, en donde pudimos vivir un día lleno de adrenalina.

Como parte del acercamiento a la experiencia que tienen los pilotos al participar en “la Pana”, Mini – de la mano de Benito Guerra, embajador deportivo, y su equipo BGR Motorsport- organizaron el Mini Rally Experience. Se trató de una jornada de manejo cronometrado en dos diferentes etapas, celebrado en Centro Dinámico Pegaso. De los medios invitados, formamos parejas y elegimos uno de las 7 unidades disponibles para el ejercicio. El nuestro fue el Mini Cooper JCW registrado con el número 505.

Este video te puede interesar

Mini Cooper John Cooper Works

Manejo en terracería

Cada miembro del equipo fungiría tanto como piloto y navegante. Las dos etapas consistían en un pequeño trazado en pista y otro en terracería. Además, durante los momentos de espera contaría como zona de “tránsito”, por lo que había que llegar de forma precisa a los puntos de control, o habría penalizaciones sobre el tiempo. Se calificaba la precisión y los tiempos de forma individual y por equipo.

Nuestra primera etapa fue la de terracería. Con el consejo de un campeón de rallies como lo es Benito Guerra, generamos la confianza de realizar la prueba sin ningún tipo de asistencia. Era el lugar para poder experimentar. Cuenta regresiva. 3, 2, 1… soltamos el freno y ya con el acelerador a fondo salimos para la primera vuelta cronometrada. Por un momento temí que las llantas con un perfil tan bajo sufrieran al castigo de la terracería, pero no fue así. Lo más importante fue el trabajo en equipo, pues el navegante iba “cantando” las curvas, como sucede en el rally, y había que conjugar muchas cosas. Ser lo más rápidos y precisos posible, sin cometer errores ni ponernos (tripulación o auto) en riesgo.

Cascos para auto Rally Experience

Con una capacidad de tracción tan baja y cambiante como la hay en el lodo o el pasto, el manejo cambia sustancialmente y entonces hay que ir corrigiendo y colocando el auto como si se hicieran “patitos en el agua”. Aquí lo importante es la sensibilidad para no llegar demasiado rápido a las curvas y frenar lo suficiente sin perder la inercia. Tirar conos significaba recibir penalizaciones.

Nuestro resultado fue favorable y la experiencia tremendamente divertida. Tocaba el turno de ir a la “zona de servicio” para una pausa de 10 min y después al tramo de asfalto.

Manejo en pista

El manejo en pista también representó un buen reto. Se trataba de un circuito a dos vueltas que aunque no muy rápido en velocidad tope, resultaba retador por ser intrincado o “ratonero”. Cambios de dirección continuos y una curva muy lenta para después una curva larga con frenada en apoyo… en resumen, un trazado de apenas unos cientos de metros que te exigía estar muy concentrado. Un error podía ser clave para registrar un buen tiempo.

Mini Cooper JCW Rally Experience

Pasar de momentos de paciencia mientras esperamos a cruzar el punto de control a la euforia total de ir al límite es uno de los procesos que todos los pilotos que competirán en La Carrera Panamericana deben controlar. La experiencia resultó divertida y aleccionadora y fue una buena manera de calentar motores mientras llega el próximo 11 de octubre, cuando de inicio “la Pana”.

 

 

¿Qué tema te interesa?