Noticias Lanzamientos
Estás leyendo:
Motorsport Ogier y Guerra, los reyes de Rally Guanajuato México 2019
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Motorsport

Ogier y Guerra, los reyes de Rally Guanajuato México 2019

El Rally de Guanajuato ofrecía algunas novedades en las 21 etapas que se corrían de jueves a domingo. Un total de 313 kilómetros de la […]
Ogier y Guerra, los reyes de Rally Guanajuato México 2019

El Rally de Guanajuato ofrecía algunas novedades en las 21 etapas que se corrían de jueves a domingo. Un total de 313 kilómetros de la primera prueba en terracería de la temporada. El clima, como siempre, sería un factor. Temperaturas elevadas, poca capacidad de refrigeración y una prueba para los ingenieros y las tripulaciones.

 

La arrancada en la Alhóndiga, espectacular como siempre. A la ruta inicial se le añadió un salto para los metros finales que resultó ser factor. La rampa metálica empezó a doblarse pasada con pasada, hasta que, con un poco de queja de los pilotos, los oficiales decidieron que se cancelara la etapa por el riesgo que representaba, restando tres equipos por cronometrar.

 

PRIMER DÍA

 

El viernes se tenían planeada 8 etapas para un total de 114 km de competencia, siendo la más larga “El Chocolate”, de 31.5 km. Este primer día de actividad es factor para los equipos, pues de aquí se puede empezar a ver el tenor en el que discurrirá el Rally, y México quería sorprender.

 

Los tramos estaban muy sucios para los primeros autos, lo que provocó que la adherencia fuera poca y el ritmo bastante trabado. La clave estaba en mantener la inercia y una velocidad promedio lo más alto posible.

 

Esto no funcionó para todos, como para Thierry Neuville –segundo del campeonato al llegar a México- que se encontró con una piedra que pinchó su llanta trasera izquierda en los tramos de la mañana. Lo mismo sucedió a Teemu Suninen, que pegó con una piedra en la orilla del camino y provocó serios daños a su Fiesta WRC.

 

Para el piloto belga de Hyundai Motorsport el día resultó en una pesadilla. Pequeños errores fueron mermando su desempeño como también sucedió con sus compañeros. Andreas Mikkelsen golpeó una piedra de tamaño considerable, para en el mismo tramo pinchar llanta, y finalmente sufrir una ruptura de suspensión.

Thierry Neuville en el Chocolate 2

 

Dani Sordo rodaba segundo para la tarde, aunque una falla eléctrica le provocó que tuviera que apagar su Hyundai i20 por lo que restaba de la jornada. Kris Meeke, de Toyota Gazoo Racing aprovechaba esta circunstancia para ubicarse tercero.

 

Ogier terminaba el primer día al liderato, seguido de Elfin Evans. Mientras que en la categoría WRC2 el boliviano Marco Bulacia sacaba 9 segundos de ventaja a Benito Guerra.

 SÁBADO

 

El segundo día de actividades sería también el más largo de la competencia. 9 etapas por delante y 138.3 km de recorrido. También es el día del tramo del Brinco y la Power Stage en el Autódromo de León.

 

Ogier tuvo suerte después de haberse encontrado con una piedra que tronó su llanta trasera, pues la etapa se canceló. Otra tripulación que no la pasó nada bien en la primer parte del día fue Kris Meeke, que también ponchó llanta y además dañó suspensión trasera.

 

De todo lo que podría llegar a pasar, nadie se imaginó que una puerta cerrada en plena prueba sería lo que rompería el ritmo de Andreas Mikkelsen. El equipo trabajó por tres horas en la noche para reanimar el Hyundai i20 WRC y pelear por los puntos de la Power Stage final, además de tratar de recuperar un poco del camino perdido. El sábado era crucial para las tripulaciones de la marca coreana.

 

Por otro lado, Ott Tänak se convertía en el más rápido, con un Toyota Yaris al que no le dolía nada, mientras que en la categoría WRC, Benito Guerra tuvo una jornada espectacular y logró ubicarse a 3:33.6 del segundo lugar, además de ocupar el 6to lugar general.

 

DOMINGO

Para cerrar con el fin de semana de competencia en el WRC, nos esperában 3 etapas y 60 km de emociones. Además, se competiría la Power Stage con puntos adicionales a los 5 primeros lugares. Hyundai esperaba para esto después de un fin de semana muy complicado.

 

Benito Guerra daba cátedra de manejo en la WRC2 con una amplia ventaja sobre el segundo lugar y superando incluso a autos de la primer categoría para terminar 6to general.

 

Ott Tänak logró superar a Elfyn Evans y hacerse con el segundo puesto basado en una estrategia de llantas.

 

La Power Stage final fue por demás, emocionante. Thierry Neuville y Dani Sordo lograron sumar puntos para su equipo, mientras que Kris Meeke quedó desplazado por Sébastien Ogier por la diferencia más pequeña registrada: 25 centésimas de segundo.

 

Así, el francés se corona por quinta ocasión en México, apenas a un paso de su compatriota Loeb, y con tres equipos diferentes: VW, M-Sport y Citroen.