PUBLICIDAD

Presentación: BMW X4

Escrito por: Ernesto Roy Ocotla (@roybild)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Directo al grano. La segunda generación de la estilística X4 está próxima a su introducción mundial y tuvimos la fortuna de presenciar la primera prueba de manejo introductoria en las inmediaciones de Spartanburg, Carolina del Sur, donde es fabricada esta SUV para el mundo.

BMW X4 faro

Lo primero que habrá que mencionar es que al ser un cambio generacional, está montada sobre una plataforma hasta ahora compartida con Serie 3 y 5, ambos renovados recientemente.

Lo siguiente es que es más ancha, baja y larga que el modelo que sustituye, lo que replantea las proporciones en lo estético. En el exterior encontramos un frente con la parrilla tipo riñón más prominente y baja. Los faros se han alargado y angulado, mientras que la parte trasera representa el cambio más notorio. Se le percibe moderna, musculosa. Seas o no fanático de este tipo de carrocerías.

BMW X4 parrilla

En el planteamiento mecánico los cambios son numerosos, según nos dice el ingeniero encargado del tren motor. El bloque es prácticamente el mismo, pero hay muchas piezas que han sido cambiadas para mejorar el trabajo general. El peso también ha sido redistribuido, lo que le genera una proporción “perfecta” de 50 % adelante, 50 % atrás. En el espacio interior también hay crecimiento. Mayor espacio para piernas en la banca trasera, mientras que la cajuela creció hasta unos competitivos 525 litros de capacidad. Eso sin abatir los asientos.

PUBLICIDAD

BMW X4 interior

Hablando de las versiones M40i y M40d, tienen detalles en acabado aluminio en diferentes puntos de la carrocería, además de todos los sistemas de asistencia electrónica que gestionan la tracción integral de diferenciales central, trasero y delantero.

BMW X4

En el tema de potencia, y hablando de la versión más potente de X4, encontramos que la cifra asciende a 360 HP para la versión de gasolina y 326 HP para la diésel que pudimos manejar. A gasolina habrá que esperar su visita en la redacción. Eso sí, el torque en la segunda es de 680 Nm mientras que para la de  gasolina es de 500 Nm, tampoco nada indiscreto.

BMW X4 cargador

Hablando del interior, encontramos un nuevo clúster digital de 12 pulgadas cumpliendo la función de tablero de información al conductor. Los espacios de carga han sido replanteados y han aumentado su dimensión, como podemos constatar con los de las puertas. La pantalla central cuenta con la interfaz más moderna dentro del catálogo de BMW lo que asegura una correcta conectividad si se tienen en cuenta las tendencias actuales.

BMW X4 interior

De acabados, habrá tres: xLine, M Sport y M Sport X, eso sin mencionar la futura X4M que ya pudimos ver de reojo durante nuestra visita a la planta de Spartanburg. De aquella existen solo rumores que indican la posibilidad de que el motor de seis cilindros en línea, tres litros de desplazamiento puesto en el M3 y M4 (código interno S55) sea sustituido por la evolución S58 que produciría por ahí de 455 caballos según cabildea el portal AutoGuide.com

La experiencia cuenta

Si bien la sesión de manejo comenzó en las inmediaciones de Spartanburg, donde se ubica el Centro Técnico de BMW, tuvimos algunos kilómetros de carretera donde constatamos una calidad de marcha mejorada. Firme, sí, pero no por ello incómoda. Nos encontramos al volante de la variante M40d, lo que quiere decir que estamos operando 326 caballos de fuerza que se sienten con certeza en el cuello y la cabeza. El sonido, a pesar de su naturaleza, es atractivo. Profundo, prolongado y enérgico.

BMW X4 rin

La dirección ha sido puesta al día y se siente firme de tacto, directa y rápida. Sobre todo cuando vamos de curva en curva. Y en ese momento también se nota un balanceo controlado de la carrocería. La puesta a punto de suspensiones es impecable.

Pero 50 o 60 km de carretera no nos fueron suficientes. Por lo que accedemos al trazado del centro técnico. ¡Qué divertida nos dimos! Primero, porque el circuito, aunque breve, nos exigió al máximo. Derecha, izquierda, frena duro y ahora casi vuelta en “u”. Paciencia y pie derecho fondo. La X4 va neutra en los apoyos y los frenos han resultado prácticamente incansables. Habrá que decir que sí, después de 30 o más periodistas el tacto podía llegar a sentirse ligeramente esponjoso, que nunca incierto en cuanto a trabajo. Probamos primero con todas asistencias prendidas, después nos invitan a activar el modo de tracción controlada, pero no insistente. El punto fino, cuando el agarre empieza a exigirse de más es cuando la electrónica entra para mantener la trayectoria, cosa que dependerá solamente de ti si te animas a dejar el DSC apagado. Para ser una camioneta de mil 800 y pico kilos, vamos de maravilla.

BMW X4

Finalmente accedimos a ejercicios dentro del skid pad. Pavimento de cemento pulido mojado, las asistencias apagadas y entonces sí a experimentar cómo gestiona la tracción el sistema xDrive.

El par va de adelante para atrás y de una rueda a otra para mantener la compostura a menos que sea el propio conductor quien pise el acelerador a fondo y empiece a jugar con el límite máximo de agarre, haciendo un drift que se quedará en la memoria hasta que nos volvamos a encontrar.

BMW X4 trasero

Prueba: BMW X3 M40i

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD