Noticias Lanzamientos
Estás leyendo:
Pruebas de manejo Chevrolet Bolt EV: prueba de manejo
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Pruebas de manejo

Chevrolet Bolt EV: prueba de manejo

A unos meses de que llegue el Chevrolet Bolt EV 2020 a los distribuidores mexicanos, tuvimos oportunidad de manejar la versión actual de este eléctrico.
Chevrolet Bolt EV: prueba de manejo

A unos meses de que llegue el nuevo Chevrolet Bolt EV 2020 a los distribuidores mexicanos, tuvimos oportunidad de manejar la versión actual de este vistoso y divertido auto eléctrico.

Este video te puede interesar

Por fuera encontramos un monovolumen que, a pesar de lo que se pueda pensar de este segmento, es estéticamente agradable. Cuenta con una imagen actual sin rayar en el futurismo que tanto daño le hace a los autos amigables con el medio ambiente.

En el interior disfrutamos de un diseño armónico materializado con elementos trabajados en plástico que si bien ayudan a reducir el peso total del vehículo, en algún momento pueden no ser tan suaves al tacto. Eso sí, el diseño de patrones intrincados del tablero es sumamente atractivo.

El espacio interior es el propio de un monovolumen, ¿Recuerdan la Chevrolet Meriva? pues ese es el tamaño que tiene al interior aunque es mucho más cómodo y el trabajo de insonorización es destacado, por momentos lo único que escuchas es el rodar de las llantas.

Chevrolet Bolt EV: dinámico

En cuestiones dinámicas encontramos un auto muy bien plantado en el piso, sobre todo porque el paquete de baterías está acomodado a lo largo del piso, lo que otorga un centro de gravedad envidiable. Gracias a que carga un peso considerable en la parte baja, se mantiene sumamente estable en curvas.

El motor eléctrico está alimentado por un paquete de 288 baterías de ion de litio y desarrolla el equivalente a 200 caballos de fuerza además de unas increíbles 266 libras pie de torque.

Tiene recuperación de energía por medio del frenado, ya sea al pisar el pedal de los frenos o al ejercer acción sobre una paleta detrás del cuadrante izquierdo del volante, esta paleta hace las veces de un frenado con la transmisión con lo que es capaz de recuperar una mayor cantidad de energía.

En cuestiones de seguridad está completo con un diez bolsas de aire, sensor de punto ciego, sensor de para abandono de carril y el sistema de asistencias a la conducción Stabilitrack.

Por cierto, si desconectas el control de estabilidad puedes gozar de un manejo realmente deportivo, ya que gracias al gran torque y el peso tan bien repartido, te permite incluso deslizar un poco la parte trasera en curvas, en una pista cerrada, por supuesto.

La conectividad es una norma para Chevrolet y es por ello que al interior hay una pantalla táctil de 10.2 pulgadas desde donde puedes monitorear el consumo de energía, el estado del vehículo, el sistema de audio y gestionar la conexión de tu teléfono, ya sea iOS o Android.

Preparado para todo

La autonomía máxima es de 383 kilómetros que se verá mermada dependiendo de la agresividad con la que ataque el acelerador. Y como extra, la marca está incluyendo los mentenimientos de los tres primeros años o hasta 60 mil kilómetros y una garantía para las baterías de 8 años o 160 mil kilómetros.

El precio es de $806,300.

 

¿Qué tema te interesa?