Noticias Lanzamientos
Estás leyendo:
Pruebas de manejo Comparativa: Swift Sport vs Sandero R.S. vs 500 Abarth
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Pruebas de manejo

Comparativa: Swift Sport vs Sandero R.S. vs 500 Abarth

Una de las claves de Suzuki Swift Sport, Renault Sandero R.S. y FIAT 500 Abarth es que invitan a pensar que no hace falta un […]
Escrito por: Redacción AutoBild
Comparativa: Swift Sport vs Sandero R.S. vs 500 Abarth

Una de las claves de Suzuki Swift Sport, Renault Sandero R.S. y FIAT 500 Abarth es que invitan a pensar que no hace falta un gran presupuesto para disfrutar al volante. “El manejo deportivo, a tu alcance” parecen decir, y sin embargo, existen diferencias clave a la hora de llevarlos al límite. Por ello, visitamos las instalaciones de Centro Dinámico Pegaso, para de esta manera descubrir de una vez por todas quién cumple mejor esa promesa fundamental.

 

Sandero RS acción alce en seco

El antecedente

La comparativa entre estos tres vehículos llega en un momento clave. Por una parte, tenemos un 500 Abarth con unos buenos años en el mercado en su silueta actual y con una etiqueta de precio considerablemente más elevada que el otro par ($133,090 pesos más que el Swift, que le sigue en precio).

El Sandero R.S. es el único vehículo deportivo que ofrece actualmente la marca francesa. La premisa de este auto es ofrecer un manejo emocionante por el costo más bajo de los tres. Finalmente, un Suzuki Swift Sport que acaba de cambiar de generación y registra una notable mejoría frente a su antecesor, que ya era bueno.

La comparativa más directa se da entre el francés de legado y el pequeño japonés. Compiten directamente en cuanto a dimensiones, equipamiento y precio. El Abarth, en su lugar, sirve como referente sobre un buen resultado de un auto divertido de manejar… un juguetote, vaya.

Para tener un panorama más completo de cada auto, realizamos tres diferentes pruebas: alce en seco, frenada 100-0 km/h y una vuelta cronometrada en pista en un trazado con dos sectores, uno rápido y el otro muy trabado en la zona de curvas internas. Las reglas fueron consistentes para todos. Para la toma de tiempos, sólo se hicieron 2 pasadas por auto.

FIAT 500 Abarth Accion en pista

 

FIAT 500 Abarth- El referente de diversión

Con una etiqueta de $464,900 para la versión manual que aquí encuentras, el pequeño 500 Abarth es una declaración de gozo y sonrisas. El sistema de escape Akrapovic es una delicia, monta el motor más potente de la comparativa -160 hp- y también ofrece un diseño que no pasa desapercibido. Los años se notan con un sistema de infotenimiento un tanto rezagado, pero que en otras cuestiones se mantiene vigente. Ofrece 7 bolsas de aire y en lo general el nivel de equipamiento y materiales concordan con su precio.

Alce en seco

Algo determinante en la dinámica del Abarth es su corta distancia entre ejes. Al enfrentar el ejercicio a una velocidad de 65 km/h ofrece un buen control. Las asistencias tienden a intervenir con alguna agresividad para mantener todo bajo control. Se nota una facilidad del eje trasero para salir de trayectoria. Como auto deportivo, esto también involucra más al conductor…se debe estar listo para contravirar en caso necesario.

FIAT 500 Abarth prueba de alce en seco

Frenada 100-0 km/h

Con la repetición de este ejercicio, también se comienza a revelar la resistencia a la fatiga del sistema frenos. Consta de llegar al punto de frenada a 100 km/h y pararse en el freno simulando una detención de emergencia. En el FIAT 500 Abarth se observa un mordiente decidido en el que también contribuye el bajo peso general. De nuevo, al transferir el peso hacia adelante, el eje trasero se puede poner un poco travieso.

FIAT 500 Abarth frenada de emergencia

Vuelta en pista

Podrá no tener un sistema de infotenimiento tan moderno, pero de manejo es el más divertido de los tres. Exige un poco de maña para ser realmente rápidos. El motor empuja con fuerza y aunque no es tan ligero como el Swift, se sitúa apenas arriba de la tonelada. Al límite, todo el tiempo se esta jugando con la rotación. A momentos tiende a seguir de frente y otras es mejor “aventar” el eje trasero para tratar de exprimirle momentos al cronómetro. Las llantas –Pirelli PZero Nero– ofrecen un buen agarre, acorde a las capacidades del pequeñín italiano. El tiempo total de la vuelta fue de 1:36.02, donde le primer sector (43.92 s) deja en evidencia que la frenada a fondo en apoyo requiere de sensibilidad para meterlo a la primera curva de izquierda. De nuevo, el eje trasero sacándonos sonrisas. Las curvas cerradas pueden llegar a costarle, pues hay que ser paciente para hundir el pie en el acelerador. Fue el segundo más rapido en el segundo sector, que resultó muy trabado y exigente.

Abarth 500 vueltas en pista

Renault Sandero R.S.- La alternativa asequible

Fabricado en Brasil, el Sandero ofrece una oportunidad dinámica frente a un precio competitivo (a partir de $291,300 pesos). Su punto fuerte es el manejo, mientras que se encuentran algunas oportunidades de mejora en el tema de materiales y ensamble del interior. Cumple con la media del segmento. La transmisión es muy corta en cuanto a las relaciones de las velocidades y esto lo hace muy ágil para caminos revirados. El motor es un 2.0 litros aspirado, el único de esta naturaleza de la comparativa, que produce 145 hp y 146 lb-pie de torque.

Alce en seco

La dirección electrohidráulica trabaja a fondo para hacer el cambio de carril y tampoco es un auto que cueste insertar precisamente en la nueva trayectoria. Las asistencias, aún en el modo Sport, tienden a ser intrusivas para mantener el control, algo que desde el punto de vista de manejo al límite puede no ser divertido, pero que contribuyen a la seguridad. La capacidad del eje delantero es uno de los destacables.

Renault Sandero R.S. roll de suspensión

Frenada 100-0 km/h

Los frenos del Sandero R.S. ofrecen un buen balance entre la sensación dosificable del pedal y el mordiente en la pinza de freno. La distancia de frenado es muy acorde a lo visto en los otros dos y también habrá que mencionar una buena resistencia a la fatiga. Si acaso se vuelve más notorio el trabajo del ABS en el tacto del pedal.

Frontal del alce en seco Sandero RS

Vuelta en pista

Para el nivel de precio, el Sandero R.S. puede ser considerado una ganga. La dinámica de manejo es muy divertida. Es un motor elástico pero no tan contundente como los otros dos. El precio de ser aspirado natural y no turbocargado, aunque se compensa con la transmisión más cortita de los tres. Los frenos resisten bien el castigo y el bastidor ofrece un comportamiento más bien neutro. En la vuelta al límite, se puede notar que el eje trasero tiende a descomponer cuando los cambios de dirección son impetuosos, pero no es una cuestión que genere peligro, sólo diversión. Su tiempo de vuelta total fue de 1:37.69 pues su límite general parece un poco más corto que ambos competidores. En el primer sector (43.49 s) fue el segundo más rápido. La frenada en apoyo se hace de forma estable y la capacidad de tracción del eje delantero ayuda a mantenerlo siempre a raya. El segundo sector fue de 54:20 s.

Renault Sandero R.S. vuelta en pista

Suzuki Swift Sport- El rey de la montaña

La nueva generación de Swift es uno de los productos mejor logrados de su segmento y esta variante deportiva lo constata con creces. El motor turbo de 138 hp conjugado con un peso de 970 kg hace que sea un auto ágil. Los materiales podrían mejorar, pues se puede llegar a sentir un poco “plasticoso”, pero en general cumple. En seguridad, ofrece casi lo mismo que el Abarth, aunque con un precio más reducido.

Alce en seco Suzuki Swift Sport

Alce en seco

Algo que me llegó a sorprender es la facilidad con la que hace el ejercicio incluso a 70 km/h, algo un poco salido de proporción y que intentamos con los otros dos, logrando buenos resultados pero con conos de por medio en los casos alternos. La dirección es la más ligera de los tres y eso tal vez no sea del todo fiel al estilo deportivo. Pero ofrece buena comunicación con las ruedas y suficiente rapidez. El volante también es el más delgado, algo que persigue el punto anterior. La parte trasera tiende a ser alegre como también pasa con los otros casos aunque un poco menos en este caso y las asistencias ayudan puntualmente al límite.

Suzuki Swift Sport al límite en alce en seco

Frenada 100-0 km/h

Aunque el reparto de masa tiende a hacer ligero el eje trasero. Se percibe ligeramente mejor aplomado que el Sandero R.S. El freno filtra mucho del trabajo del ABS pero sin embargo logra distancias menores en la detención. El tema del peso por debajo de la tonelada es toda la clave en el manejo del Swift.

Frenada 100-0 km/h en Swift Sport

Vuelta en pista

Hace algunos años tuve la oportunidad de hacer la misma comparativa Sandero-Swift y debo aceptar que el francés me dejó sorprendido por el tiempo que hubo de diferencia en el circuito de Pachuquilla. Pero la renovación del japonés era inminente y estaba claro que Suzuki tenía algo que decir al respecto. Y así lo fue. El motor empuja contundentemente para llevarnos a velocidades de 150 km/h al final de la curva larga. Un poco superior a la del Sandero, pero no tan alta como la del Abarth, aunque aquel exigía reserva para llegar en la frenada en apoyo. La dirección tan suave puede agradecerse en ciudad, pero en pista y bajo manejo deportivo se valoraría un poco más de peso en este componente.

Apunta y gira precisamente. El límite de agarre es superior, en parte por las llantas Yokohama… Me dió la sensación de que todavía me faltaba un poco más de confianza para empezar a encontrar ese punto donde uno ya está jugando fuera de el famoso “circulo de agarre”. Su mejor tiempo fue de 1:33.05, tres segundos menos que el Abarth y cuatro que el Sandero. El primer tramo lo hizo en 42.35 segundos y se lo atribuyo a que llegas más rápido al punto de frenada y esta la puedes retrasar sin que el eje trasero se ponga demasiado travieso. El segundo sector fue de 50.69 s. Aquí las llantas empezaron a tomar protagonismo. En curvas muy cerradas es fácil apuntar a la salida y en los cambios de dirección las asistencias permiten un cierto deslizamiento que ayuda a la dinámica general. Es un auto fácil de poner donde tu lo deseas.

Suzuki Swift Sport vuelta en pista

Conclusiones

Al ponderar todo lo anterior, es fácil notar que el resultado es claro. Por precio, equipamiento y diversión al volante, el Suzuki Swift Sport puede ser una de las mejores compras a realizar. Si bien, esto no demerita a las otras dos alternativas. En realidad estamos ante tres ejemplares que, muy a su manera, y bajo diferentes ópticas, cumplen su cometido de sacarnos una sonrisa. Las cifras y la pista dejan una clara respuesta a esta comparativa.

El Renault Sandero R.S. es un auto muy divertido. El motor aspirado, junto con una muy buena transmisión lo hacen un juguete tal vez discreto a la vista, pero retribuyente con quien está detras del volante. Una buena alternativa si tu presupuesto no es tan holgado pero tienes en la mira un auto de buen manejo.

Finalmente, el Abarth es un auto que pone un claro ejemplo de lo que un buen motor y un chasis bien calibrado pueden lograr. Su etiqueta de precio lo ubican más como un capricho muy específico que como un deportivo asequible para todos, pero este objetivo lo cumple, y con creces.

Opinión del equipo ABM

Raúl Ferra-

Es difícil decir quien gana y quien pierde, los tres vehículos a prueba tienen un gran potencial. Suzuki Swift, sin duda es un auto ágil, con una gran aceleración y una buena repartición de pesos. Fiat 500 Abarth, un auto potente, algo que destaca es la relación peso potencia, un auto divertido. Sandero RS, este es auto que dentro de este comparativo es diferente a los demás, es más grande en dimensiones y además es aspirado natural a diferencia de los dos anteriores que son turbos. Un gran desempeño aunque en ciertos momentos pude sentir la falta de adherencia en la parte trasera.

Marco Sarmiento-

Es difícil decidir entre tres autos tan emocionales; por un lado tenemos la picardía de un vehículo como el Abarth cuya distancia entre ejes tan corta y puesta a punto de la suspensión te permite acomodar la parte trasera a voluntad dentro de las curvas, siempre y cuando no se abuse de una frenada tardía y de la intensidad del acelerador. Es un auto sumamente divertido de conducir, aun cuando no vayas rápido.

El Sandero presume del vigor que podías esperar en un vehículo intervenido por la división RS. En los ejercicios planteados para esta comparativa salió bien librado, logró colocarse a la altura sin mayor problema gracias en parte a los beneficios de un motor naturalmente aspirado. De los tres es el único con el que por momentos tuve que pelearme para controlar, ya que es el de tacto más crudo. 

Mi favorito para liderar esta prueba fue el Suzuki Swift pues en esta versión tenemos un vehículo que acelera más rápido, es más preciso en maniobras a alta velocidad e incluso frena más contundentemente. Se nota a todas luces la intención de a marca de crear un auto divertido de manejar, ligero, explosivo y sumamente seguro. Sin duda mi favorito.

Agradecemos todo el apoyo brindado por CENTRO DINÁMICO PEGASO para la realización de esta comparativa