Noticias Lanzamientos
Estás leyendo:
Pruebas de manejo Contacto en exclusiva: Porsche 911 Carrera S (992)
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Pruebas de manejo

Contacto en exclusiva: Porsche 911 Carrera S (992)

La octava generación del Porsche 911 (992) ya está rodando por el mundo y tuve la fortuna de ser uno de los primeros periodistas en […]
Escrito por: Raul Ferra
Contacto en exclusiva: Porsche 911 Carrera S (992)

La octava generación del Porsche 911 (992) ya está rodando por el mundo y tuve la fortuna de ser uno de los primeros periodistas en conducirlo. Esto fue en Valencia, España, dentro del circuito Ricardo Tormo. Y vaya que la experiencia fue emocionante.

Cada generación de este nuevo 911 es mejor que la anterior y de eso se trata. Después de 55 años este vehículo sigue siendo la piedra angular para Porsche. De entrada vemos una gran similitud con el primogénito, tanto en el frente como en la parte trasera. Lo primero que resalta es el cofre que ahora es un poco más corto y con unas líneas de diseño que le proporcionan mayor robustez.

Porsche 911 (992) detalle faro

El grupo de luces están colocados un poco más arriba. Lo interesante viene ahora: las entradas de aire que están en los extremos tienen una función muy puntual, que es ayudar a enfriar los radiadores y también a soportar la carga aerodinámica.E n el centro se ubica toda la tecnología: cámara frontal, sensores de estacionamiento, etc.

La parte trasera cuenta con algunos detalles que son muy peculiares: la línea del grupo de luces continuas, la parrilla que te remite a la primera generación y lo mismo la forma del medallón. Más ancho, 44 mm más grande, aunque la distancia entre ejes es la misma.

Porsche 911 (992) Detalle trasero

El interior

Estamos ante un deportivo de dos plazas con todo el ADN de Porsche. Muy actual, pero con tintes de un auto retro. Ofrece botonería mecánica, pero también un contraste tecnológico muy importante, como la pantalla de 10.9 pulgadas. El volante es multifunción.

La palanca de cambios es de diseño completamente nuevo; se le integraron los botones de Parking y Manual. Lo que me llamó la atención fue la gran evolución del clúster central, los relojes son digitales, menos el del velocímetro, que conserva el mismo número de indicadores que las generaciones anteriores. El detalle en el tablero de fibra de carbono. Los asientos de igual forma, bien confeccionados, cuidando hasta el último detalle.

Porsche 911 interior general

Rumbo a la pista

Muchos son los adelantos que tiene este Porsche. Tan solo por poner un ejemplo, tiene 30 caballos más que la generación anterior. Se podría decir que son pocos, pero no. Para tener un mejor desempeño, la posición de los intercoolers cambió, y eso le proporciona un mejor flujo de aire para poder enfriar el turbo.

Otras de las novedades de este 911 es el modo de manejo “mojado”. El conductor recibe el aviso de lluvia y el sistema es capaz de reconocerla por medio del sonido y en automático hace el cambio en los sistemas, para ofrecer una mejor conducción. Adicional a todo esto, este 992 utiliza la nueva plataforma MMB.

Porsche 911 en pista

Nunca es suficiente. Siempre será poco tiempo cuando te encuentras a bordo de un deportivo con tanta historia como el que tenemos en a disposición. Son 450 caballos de fuerza producidos por un bloque de 3.0 L Bóxer bi-turbo, acoplado a una transmisión PDK de ocho cambios. Hay dos variantes de tracción: Carrera S y Carrera 4S, que es capaz de hacer el 0 al 100 km/h en tan sólo 3.5 segundos con el paquete Sport Chrono.

Sobre la pista, sin duda poco tienes que refutarle. Si ya la generación anterior estaba rayando en la perfección, en esta octava entrega sientes un cambio sustancial; la dirección es mucho más rápida cuando giras el volante. La suspensión —aunque es la misma McPherson delantera, eje torsional, trasera— es más comunicativa y te proporciona un mejor trayecto.

Porsche 911 Ferra

Tomando en cuenta la dualidad que existe en el 911, que puede ser tu auto de todos los días y también disfrutarlo en la carretera; era necesario disfrutarlo en ambos ambientes, en las inmediaciones de Valencia, por unas carreteras aledañas al circuito donde todo en su conjunto es de llamar la atención.

Una combinación entre potencia, dinamismo, funcionalidad y diseño que también se puede trasladar a la pista con rectas rápidas, para alcanzar los 250 km/h muy rápido y hacer un frenado hasta los 120 km/h en un palmo de menos de 3 metros. Entrar a una curva cerrada, seguida de otra más prolongada. A la mitad del giro puedes acelerar sin miedo. No es violento, por el contrario, ofrece una gran marcha. Reacciona rápido y se recupera de la misma manera, es estable aun manejándolo en el modo Sport Plus. Fiel a su estilo, Porsche desarrolló un sistema nuevo de frenos que le otorga una mayor precisión al frenado y estabilidad.

Ya por último, Porsche se está preparando para un futuro no muy lejano, que es la electrificación del 911. Es por eso que dejaron un espacio en la transmisión, para que allí se pueda colocar el motor eléctrico que vaya a tener el modelo híbrido.

Porsche 911 Manettino