PUBLICIDAD

Gol es el sedán más accesible de Volkswagen

Escrito por: Redación AutoBild

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

La batalla en el segmento de entrada en nuestro país es la más aguerrida y la de mayores ventas.

Sin embargo, el tema de reforzar una categoría más abajo no ha quedado atrás y es por eso que desde Brasil nos sigue llegando el Gol, ahora con un merecido lavado de cara, haciendo que el cambio más importante no se refleje en el diseño o equipamiento, sino en el tema de seguridad, con lo que el sedán más accesible de Volkswagen ya cuenta en todas sus versiones con las especificaciones básicas requeridas: bolsas de aire para conductor y pasajero, así como sistema de frenos ABS. Si bien, éste es un tema que tuvo que haberse tratado muchos años atrás en toda la industria, aplaudimos la decisión de la alemana de hacerlo posible.

Volkswagen Gol

Como pasa con estos cambios a mitad del ciclo de vida, se trata de homologar el diseño con diferentes ajustes. Aquí los protagonistas son los faros principales, las luces traseras, las fascias y por último los rines. El nuevo frente destaca por la parrilla en color negro brillante con labio inferior en acabado cromado, muy al estilo de Jetta y Vento. Si bien la versión más equipada – Comfortline – cuenta con espejos laterales al color de la carrocería y luz direccional integrada, así como rines de aluminio de 15 pulgadas y luces traseras obscurecidas; nuestro auto a prueba fue la Trendline con aire acondicionado y transmisión manual, que sin esas amenidades pude disfrutarlo bastante en tramos únicamente citadinos, su hábitat natural. Adentro los cambios fueron mínimos para esta versión, en la que ya contamos con ajuste de altura para el asiento del conductor, mientras que el sistema de sonido se mantiene con dos bocinas; y por primera vez en mucho tiempo me tocó bajar las ventanillas de un auto de prueba con manija, por lo que confirmé que siguen existiendo.

Volkswagen Gol faro

Sabemos que el foco de atención es la funcionalidad y es por eso que las tres mayores virtudes recaen en el espacio, tanto en la banca trasera como en el volumen de carga de la cajuela con 480 litros totales. La segunda gran virtud es el rendimiento de combustible, con lo que con tanque lleno la computadora de viaje marcó 650 km listos para recorrer, una muy buena cifra que es respaldada por el dato oficial por parte de la marca en cuanto a consumo sólo en ciudad, que en este caso es de   14.9 km/l. Mientras que el tercer punto a destacar es el esquema de suspensión, de buena absorción y como decimos coloquialmente: de batalla.

PUBLICIDAD

Volkswagen Gol diseño

Prueba: Volkswagen Jetta 2019

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD