Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
Mercedes Benz GLB 2020: primer contacto en México
Comparte
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Pruebas de manejo

Mercedes Benz GLB 2020: primer contacto en México

Mercedes Benz GLB 2020. Un producto hecho en México, pensado para mercados como el nuestro, pero con la calidad, tecnología y eficiencia que la marca ofrece en Europa.

	     Mercedes Benz GLB 2020: primer contacto en México

Mercedes Benz GLB 2020. Un producto hecho en México, pensado para mercados como el nuestro, pero con la calidad, tecnología y eficiencia que la marca ofrece en Europa.

Un desarrollo de reciente creación que mostró sus primeros atisbos con un concepto durante el Auto Show de Shanghái del año pasado.

Se trata de un SUV compacto con tres filas de asientos que dentro de la gama de la marca queda ubicada entre el GLA y el GLC, pero con una personalidad muy propia que hace recordar sin duda, las líneas cuadradas y sólidas de su hermano GLS, pues no presenta la caída del techo tipo coupé de los SUV A y C.

Este video te puede interesar

Por fuera encontramos un SUV de tamaño compacto que podría resultar engañoso a simple vista, pues en realidad mide 4.6 metros de largo, cifra que aún pareciera corta para un vehículo que pretende albergar a siete pasajeros, pero que si se toma en cuenta la distancia entre ejes de casi tres metros, tiene como resultado un habitáculo amplio además de una conducción sumamente ágil.

A primera vista

Nos encontramos ante un SUV de silueta tradicional, aunque cada detalle que recorre la vista muestra un carácter fuerte muy bien definido, basta con observar detenidamente el frente donde el cofre termina en un ángulo recto que da paso a una parrilla de dimensiones considerables, en la que flota el enorme logo de la marca sustentado por un par de molduras plásticas a cada lado.

Los faros son rectangulares, aunque el entramado de los LEDs forma ángulos rectos en las esquinas. En la parte baja encontramos una entrada de aire que da continuidad a la línea de la parrilla.

Los laterales ofrecen una vista muy limpia lograda con líneas simples en combinación con molduras de plástico negro, que deja entrever sus capacidades para salir del pavimento e internarse en la naturaleza.

Tal vez es la parte trasera la que nos hace recordar más al GLS, pues nos muestra una silueta de triángulo rectángulo que remata en la base con un deflector de aire ornamental y las puntas de las salidas de escape rectangulares.

La quinta puerta es de accionamiento automático y alberga el 50 % de la estructura de las calaveras. Los rieles del techo logran complementar muy bien la vista de este SUV familiar.

La tecnología que esperas en un Mercedes

Por dentro domina un diseño sumamente juvenil que tiene como puntos clave los elementos representativos que todos los vehículos de la marca presentan desde hace un par de años, es decir, encontramos las dos pantallas de 12.5 pulgadas montadas en un módulo solitario que cruza desde el panel de instrumentos hasta la parte central del tablero.

Hay cabida también para las salidas del aire acondicionado que nos recuerdan a las turbinas de los aviones, una combinación muy acertada de piel, gomas de tacto placentero, insertos de aluminio, superficies táctiles en el volante y en la consola central, todo lo anterior muy bien aderezado con un sistema de luz ambiental con más de 60 opciones de color.

En cuestiones de espacio no se tiene queja, salvo que la tercera fila está visiblemente pensada para niños, pues un adulto de más de 1.70 m de altura difícilmente irá cómodo en ella.

Nuevo Mercedes Benz GLB 2020 en México

Cuestión que contrasta con la segunda fila que resulta mucho más amplia de lo que podrías esperar, pues incluso tiene espacio suficiente para desplazar los asientos hacia delante para dar más lugar para las rodillas de los ocupantes de la tercera fila.

Cabe mencionar que una vez que abates todos los asientos puedes conseguir un volumen de carga de 1,800 litros.

En cuanto a conectividad, tenemos una integración total con el sistema MBUX, por lo que con el simple comando ‘Hey Mercedes’ puedes operar el sistema de infoentretenimiento y hasta cierto punto traspasar esta barrera al poder operar otros sistemas como la apertura de la cortina del techo panorámico, la regulación de la temperatura del habitáculo, etc.

El nivel de personalización al interior en cuanto a iluminación y diseño de las pantallas, así como la información que despliegan te da un abanico lo suficientemente amplio que de así quererlo, podrías tener un auto ‘diferente’ cada día del año.

Al mando de Mercedes Benz GLB 2020

Por el momento hay una versión única de venta en el mercado mexicano y es la que cuenta con el motor turbo de 2.0 litros, que desarrolla 224 caballos de fuerza y 258 libras pie de torque, este motor está ligado a una transmisión de doble embrague de 8 cambios y alimenta de poder a las cuatro ruedas.

La dupla que hace un chasis de rigidez considerable y un sistema de suspensión razonablemente duro, tiene como resultado una experiencia de manejo bastante divertida, pues a pesar de su tamaño y peso, el GLB se comporta con mucho aplomo en el camino, sobre todo a velocidades considerables en carretera.

Podría atreverme a comparar su estabilidad y desempeño con el de un hatchback de prestaciones deportivas, guardando toda proporción.

El andar es sumamente cómodo sin dejar de estar muy bien plantado en el piso, la dirección está un poco sobreasistida pero esto no evita que tenga una retroalimentación correcta con lo que pasa en el piso.

Apunta de forma precisa y no requiere de mayores correcciones de la dirección en el trazado de curvas a velocidades considerables.

Obviamente por su volumen y tamaño, si te excedes con el acelerador no podrás evitar los efectos de la física más elemental. El sistema de frenos está en concordancia con el poder del motor, por lo que detenerte de una forma inmediata y segura no representa problema alguno.

Después de convivir algunos días con GLB me convencí de que Aguascalientes produce vehículos alemanes de una excelente calidad que no le piden nada a los fabricados en otras partes del mundo.

Mercedes-Benz GLB: hasta para 7 personas

Opinión

Cuenta con un diseño muy bien logrado y la motorización le sienta muy bien. Sin duda, cubre una posición importante en un segmento de alta demanda, sobre todo si pensamos en mercados emergentes como el de nuestro país, en el que el segmento de lujo no deja de crecer.

Mercedes-Benz Clase GLB 250

Motor L4 turbo

Cilindrada 2.0 L

Potencia total 224 hp @ 5,800 rpm

Torque total 258 lb-pie @ 1,800 a 4,000 rpm

Transmisión Doble embrague de 8 vels.

Tracción integral

Largo / Ancho / Alto 463 / 183 / 166 cm

0-100km/h 6.9 seg

Consumo 14.4 km/l

Precio $859,900

¿Qué tema te interesa?