PUBLICIDAD

Prueba: Audi Q2 S Line Quattro

Escrito por: Marco Sarmiento (@PinchePooh)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Es el utilitario más pequeño de la firma alemana y promete una combinación óptima de diversión y conveniencia. ¿Logrará cumplir dicha promesa?

Después de un par de contactos con este alemán, al fin tuvimos oportunidad de echarle la mano a la versión más equipada, cuyo costo, de acuerdo con el cotizador de Audi, puede superar fácilmente los 700 mil pesos, debido a que incluye el Virtual Cockpit, entre otras cosas.

  

Habitabilidad

En esta ocasión, la versión de prueba contaba con el afamado Virtual Cockpit, el mismo que encontramos en el Audi A4. Se trata de una pantalla digital colocada donde alguna vez se alojó el clúster de instrumentos. Así que donde hubo un tacómetro y un velocímetro, ahora se puede convertir en un centro de información de alta resolución en el que puedes monitorear el estado del vehículo, el sistema de infoentretenimiento y el navegador. Esta pantalla es personalizable y puedes hacer que la información desplegada sea jerarquizada por tamaños. Cabe mencionar que este sistema de navegación en combinación con el Virtual Cockpit tiene un costo extra que puede rebasar los 45 mil pesos.

Al interior sobresalen los materiales de alta calidad como alcántara y piel; además, los acabados son clave, tal es el caso de los pespuntes de hilo blanco en asientos y volante.

La insonorización es de destacarse, así como el buen trabajo de ensamble en cada elemento interior. El espacio es suficiente para cuatro adultos de buen tamaño, un quinto podría entrar un poco incómodo.

Al mando

Audi Q2 cuenta con el motor 2.0 litros turbo que suele acompañar a la plataforma MQB; en el caso de esta aplicación, ofrece una transmisión automática de siete cambios y tracción integral. Las cifras que logra esta motorización son de tomarse en cuanta, pues los 190 caballos de fuerza que genera el motor se hacen escoltar de unas nada despreciables 236 libras pie de torque total.

Cabe mencionar que gracias a la tracción integral el manejo a altas velocidades se puede llevar a cabo con una sensación de seguridad y control en cada momento, y que la transmisión cuenta con cambios precisos muy bien escalonados. En carretera se nota sumamente bien plantado y pegado al piso, el trazado de curvas se vuelve cada vez más preciso en este tipo de vehículos, y Q2 no es la excepción. Las suspensiones hacen muy buen trabajo tanto en ruta como en ciudad. En general, puedes lograr la misma sensación de manejo que te brindaría un Hot Hatch, tan solo con el inconveniente de un consumo de combustible un poco más elevado, debido al peso del sistema de tracción integral. Nada que no compense la emoción.

PUBLICIDAD

Opinión:

Es uno de los vehículos más divertidos de manejar; la motorización en esta configuración de la plataforma MQB le sienta muy bien, aunque por el precio existen otras opciones a tomar en cuenta, incluso en la misma firma de los cuatro aros. El desempeño y equipamiento llama la atención, pero el costo extra del navegador y del Virtual Cockpit te pueden hacer pensarlo dos veces.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD