PUBLICIDAD

Prueba: Audi RS5

Escrito por: Raul Ferra

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Un alemán desde el cofre hasta la cajuela; deportivo, preciso en el manejo, gran diseño y mucho lujo… Esto fue lo que me dejó el Audi RS 5.

Como todo en la vida, hay días buenos, días malos, pero también tenemos días que sin duda marcan tu mes, y esto me pasó a la hora de ponerme a bordo de este deportivo de Audi. No crean que llegó por casualidad, fue un auto que estuve buscando desde diciembre pasado y que hasta ahora Audi lo tuvo disponible. Y vaya que me dio gusto manejarlo. Solo tiene 450 caballos de fuerza con tracción Quattro, una caja de cambios de ocho velocidades Tiptronic, V6 biturbo, 2.9 L y acelera de 0 a 100 km/h en 3.9 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 280km/h. Dentro de las cualidades que este RS 5 tiene se encuentran los turbocompresores que se encargan de hacer que este deportivo alcance estas cifras sin fatigarse, y bueno, también provoca ese sonido tan emocional y hace que no dejes de acelerar.

Para poder ser tan eficiente y rendidor, los ingenieros de Audi pusieron a dieta a este Coupé y lograron bajarle 60 kilos con respecto al modelo anterior. El peso total es de 1,655 kg. Pero también debo mencionar que el uso del aluminio y la fibra de carbono fueron esenciales para lograr esta cifra.

Atrapa miradas

Por fuera

Es elegante y musculoso, esto hace una diferencia con el resto de los A5. Las entradas de aire son enormes, la parrilla Single Frame es más ancha y plana, el grupo de luces están entintados y los rines son de 20 pulgadas. Las salpicaderas son más amplias y a un costado de los faros existen unas pequeñas entradas de aire. La parte trasera impone; el difusor RS, las salidas de escape y el spoiler de fibra de carbono, en su conjunto, provocan que su imagen sea de un auto poderoso.

PUBLICIDAD

 

Interior

Existen diferencias importantes. Lo primero a destacar son los asientos RS, los cuales están forrados en piel, te abrazan a la perfección y te colocan en una posición perfecta frente al volante. Los distintivos RS los vemos en el volante, puertas y en la palanca de velocidades. Como es de imaginar, este auto equipa el Audi Virtual Cockpit, donde puedes ver casi toda la información que debes saber: Fuerzas G, mapas, datos del navegador, los datos de la computadora y el testigo de cambio de marchas.

Atrás del volante

El motor V6 manda toda la fuerza a las cuatro ruedas por medio de su transmisión de ocho cambios, que funciona de manera rápida y que es completamente obediente. No es violento, de hecho, es muy dócil y trabaja con mucha precisión, y esto lo compruebas cuando conduces en modo manual: el paso de velocidades con la paleta de cambios que están colocadas por detrás del volante es prácticamente de inmediato. El comportamiento sobre el asfalto es grandioso, se pega muy bien al piso y eso influye el reparto de fuerzas que es de 60/40. Dinámicamente es excepcional. Como es de imaginarse, este RS 5 cuenta con el Audi Drive Select, que puede hacer que tus trayectos por la ciudad sean llevaderos y que tus riñones no paguen la factura. Pero si lo llevas a carretera hará que tu viaje sea inolvidable por lo divertido, y llevarás una sonrisa mientras lo conduces. Si tienes la oportunidad de ir a una pista y exprimir el límite será muy fácil y entretenido. Siempre que manejas autos con estas características buscas que tenga una buena respuesta en frenos, y por supuesto que este auto lo tiene, no se fatigan sin importar que los estés castigando, no importa que vayas en una carretera llena de curvas o en un circuito.

Opinión:

Uno de los deportivos más elegantes que existe actualmente. Este Audi RS 5 está completamente equilibrado, es rápido y tiene una buena conducción en ciudad y en carretera; así como un buen rendimiento de gasolina. Tecnológicamente también ofrece mucho, además de un gran interior.

No te pierdas: Prueba al Audi R8 V10 Spyder 

Galería: 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD